Las Provincias

Sólo una decena de alumnos acuden al colegio 103 tras la inundación

fotogalería

Familias y alumnos en el colegio 103 tras decretarse el desalojo. :: jesús signes

  • Las obras para mejorar la cubierta estarán terminadas en enero y las familias se muestran «totalmente desamparadas»

El colegio público 103 de Valencia abrió ayer sus puertas tras el desalojo del martes debido a la inundación de varias estancias por la lluvia. La conselleria dijo que la reanudación de la actividad se produjo «con total normalidad» y con el alumnado de Infantil ubicado en aulas de Primaria. Sin embargo, sólo acudieron una decena de niños según fuentes de la comunidad educativa, síntoma de que las familias no las tenían todas consigo en relación a la seguridad de los pequeños.

Las precipitaciones provocaron numerosas goteras y afectaron al sistema eléctrico de los módulos de Infantil, una situación por desgracia habitual cuando hay temporal, incluso de baja intensidad. Ante el riesgo de que se produjera un cortocircuito se decretó el desalojo de los 400 alumnos, que fueron recogidos por sus padres a media mañana.

Según explicaron desde la conselleria, ayer continuaban los trabajos para habilitar los módulos afectados. Además, explicaron que las obras para colocar la doble cubierta comenzarán la próxima semana en la zona de Infantil, con la idea de terminarla de cara al 7 de diciembre. Mientras tanto los alumnos estarán reubicados en las aulas de Primaria.

En cuanto a esta etapa, los trabajos para instalar esta protección contra las lluvias arrancarán el vieres 9 de diciembre una vez finalicen las clases. Continuarán al día siguiente y se paralizarán durante los días lectivos para retomarlos el fin de semana siguiente. Durante las vacaciones de Navidad las obras finalizarán, de manera que cuando vuelvan los alumnos en enero ya esté operativa. Esta mejora ha sido solicitada en numerosas ocasiones por el Ampa tras los incidentes previos.

El departamento de Marzà indicó además que si el agua ha provocado daños en material escolar y ordenadores se procederá como en las ocasiones anteriores, haciéndose cargo la empresa responsable de los barracones. En cuanto a las obras de construcción de la nueva escuela, que debían haberse iniciado durante el segundo semestre de 2016 según la promesa inicial de la conselleria, las mismas fuentes explicaron que la documentación para la licitación está preparada «desde hace meses», si bien lamentaron que «la empresa estatal Adif no ha emitido el informe que le corresponde para que el Ayuntamiento pueda dar el permiso de obras». El último plazo trasladado al Ampa preveía que los trabajos empiecen en marzo.

Por otro lado, los padres han presentado un escrito ante el Ayuntamiento y la conselleria en el que expresan «un sentimiento de desamparo total» ante la situación del centro, que lleva casi una década en barracones. En el documento se cuestionan «si hay seguridad» para sus hijos y se hacen preguntas como qué garantías existen para que la nueva cubierta evite inundaciones, qué explica que los nuevos módulos también se aneguen, si hay espacios alternativos para los alumnos cuando se producen lluvias o cuándo llegará el informe de Adif y cuándo se solicitó. El escrito, difundido por Europa Press, solicita «soluciones inmediatas y eficaces» y que se licite el nuevo centro. Por su parte, fuentes del Ampa aseguraron ayer que pese a la reapertura del colegio «no había clase normal» y que acudieron «pocos niños».