Las Provincias

Francisco Gómez, José Ramón Lillo y Antonio Galvañ, ayer, en la sede de Coepa.
Francisco Gómez, José Ramón Lillo y Antonio Galvañ, ayer, en la sede de Coepa. / J.P.R.

Coepa cifra en 5.000 millones los fondos para infraestructuras pendientes

  • La patronal alicantina estima «fundamental» actuar en «dos frentes muy claros: garantizar el suministro de agua y asegurar accesos competitivos para las personas y las mercancías, por carretera y por tren»

La patronal alicantina Coepa ha cifrado en 5.000 millones de euros los fondos para culminar las infraestructuras que siguen pendientes en la provincia de Alicante, entre las que figuran aquellas dirigidas a garantizar el suministro de agua y a completar la red ferroviaria y la de carretera.

Así consta en un informe de la patronal autonómica valenciana Cierval, en el que ha colaborado en su elaboración directamente la Confederación de Organizaciones Empresariales de la Provincia de Alicante (Coepa) y que ha sido remitido a CEOE para que se presente ante los responsables del Ministerio de Fomento, según un comunicado de Coepa.

El documento incluye "elementos estructurales que nos permitiría competir en igualdad de condiciones con nuestros competidores de otras partes de España y de Europa, de manera que la provincia tendría futuro, un futuro mejor", según explica el presidente de Coepa, Francisco Gómez.

A este respecto, la patronal alicantina estima "fundamental" actuar en "dos frentes muy claros: garantizar el suministro de agua y asegurar accesos competitivos para las personas y las mercancías, por carretera y por tren.

Sobre este último frente, Coepa ha reiterado que "el Corredor Mediterráneo sigue siendo la prioridad máxima para conectar a los empresarios de la provincia con los mercados de la Unión Europea" (UE).

Los empresarios alicantinos consideran que "en estas actuaciones, muchas de ellas arrastradas en el tiempo por falta de impulso político previo a la llegada de la crisis financiera", podría establecerse "un mecanismo de colaboración de capital público-privado para acometerlas", indica la nota de prensa.

El citado informe destaca la necesidad de terminar el trasvase Júcar-Vinalopó que garantice agua a las comarcas del Vinalopó y el Alacantí, al tiempo que reduzca el riesgo de sobreexplotaciones de los acuíferos de Villena.

Para ello determina una inversión de 44 millones para las obras del postrasvase en su margen izquierda y otros 20 millones más para reparar el fracasado embalse de San Diego que serviría para regular las aguas procedentes del Azud de la Marquesa.

A estas propuestas, el documento aboga por invertir en las desalinizadoras, en la mejora de las estaciones depuradoras para reutilizar el agua en el sector agrícola y en una serie de actuaciones para evitar avenidas en varios ríos de la provincia, especialmente en la Marina Alta.

En esta comarca, Coepa indica como "vitales" la inversión de casi 13 millones de euros para una ampliación de la desalinizadora municipal de Jávea y las conducciones necesarias para ponerla a trabajar como garantía de suministro de los municipios del norte de la provincia.

Por otra parte, el Corredor Mediterráneo es "la inversión más potente que señala el informe, unos 6.000 millones de euros en toda la Comunitat Valenciana, incluyendo su paso por la provincia de Alicante hacia Murcia y la conexión con Andalucía, así como su ramal al puerto de Alicante", resalta el comunicado de Coepa.

La patronal alicantina señala que también hay que invertir en la conexión ferroviaria con el puerto alicantino desde Font de la Figuera, Crevillent y un ramal hacia Torrellano.

Desde este punto de vista, los empresarios alicantinos apuestan por el proyecto del "Tren de la Costa", con una inversión estimada en tres fases por encima de los 862 millones de euros.

Según Coepa, la reutilización del trazado tradicional de vías, hoy en desuso por la puesta en marcha del AVE a Madrid, podría ponerse al servicio del transporte de mercancías con una inversión de 180 millones de euros.

A ello se añaden más 30 millones que actualizarían la línea ferroviaria entre Alcoi y Valencia, lo que permitiría una mejor movilidad de trabajadores, y otros 300 millones para electrificar el cercanías entre Murcia y Alicante, la considerada "línea olvidada por Renfe de toda España", según la nota de prensa de la patronal alicantina.

En materia de carreteras, Coepa apunta a la A-7 como un elemento donde invertir para mejorar la productividad de las empresas de la provincia, pero indica que "el problema es la densidad de tráfico que resiste esta vía".

Por ello, propone la inversión de 69,4 millones para generar un tercer carril entre Orihuela y Crevillent, así como otros 100 millones para ganar un carril más en las dos direcciones entre el túnel de San Juan de esta misma autovía hasta la conexión con el aeropuerto de Alicante-Elche, en la pedanía de El Altet.

Los nudos de comunicación como el AVE y el aeropuerto centran parte de la atención presupuestaria del documento, en el que propone destinar 600 millones de euros para conectar estos dos puntos neurálgicos con la ciudad de Benidorm.

Además, cifra diferentes actuaciones en mejoras de vías de la CV, así como la construcción de varias rondas y variantes.

Destaca la necesidad de conectar Calp con la AP-7, proyecto que Coepa estima en 59 millones de euros.

Los empresarios también señalan la necesidad de invertir en garantizar el suministro eléctrico con varias subestaciones y defienden la construcción de dos zonas de actividades logísticas, una en la Vega Baja y otra en Villena.