Las Provincias

fotogalería

/ J.P.R.

César Sánchez lamenta el «ataque atroz e injusto» que sufrió Barberá

  • El presidente de los populares alicantinos, José Císcar, pide que se recuerde a la exalcaldesa «por todo lo bueno» que hizo por Valencia

Sorpresa, consternación, dolor y, por último, rabia. Los populares de la provincia de Alicante pasaron por todos los estados del duelo en los minutos que se comenzaron a conocer las noticias sobre el infarto y fallecimiento de Rita Barberá. Curiosamente, pilló a la cúpula alicantina en Valencia, donde el presidente de la Diputación de Alicante, César Sánchez, participaba en un desayuno informativo que se tuvo que suspender.

Desde allá, en lo que fueron los dominios de Barberá, Sánchez se quejó del «ataque atroz» que la exalcaldesa de Valencia ha recibido durante los últimos años, que a su juicio no era «merecido» y además fue «injusto». Aseguró que «es un día triste para todos los valencianos y para el Partido Popular» y se dispuso a «llorar la pérdida de una gran política».

Sánchez, que trabajó en el Palau de la Generalitat con Francisco Camps como presidente, pidió que se profundice en «un enorme reconocimiento a su trabajo transformador de una ciudad que heredó oscura y fría y la dejó con mucho color, y desde luego como una de las ciudades líderes a nivel mundial». Pero, más allá, instó a reflexionar para ser consientes de que «no todo vale en política» ni para conseguir los objetivos en política. Siente «mucha pena y mucha tristeza por el ataque atroz que ha recibido esta mujer durante los últimos años».

Por su parte, el presidente del Partido Popular de la provincia de Alicante, José Císcar, también pidió que se recuerde a la exalcaldesa de Valencia Rita Barberá «por todo lo bueno y todo lo importante que ha hecho por esta ciudad». El dirigente popular afirmó que le gustaría que Barberá fuera recordada por «todos los valencianos sin excepción» por su labor al frente del Consistorio valenciano y «por lo que ha sido: la mejor alcaldesa que ha tenido la historia de Valencia».

Ya desde Alicante, el portavoz popular en el Ayuntamiento, Luis Barcala, destacó su «trabajo y tesón» para «transformar la ciudad de Valencia». Fue «una mujer que rompió moldes» y una «luchadora incansable por sus convicciones y por sus conciudadanos, que depositaron toda su confianza en ella para que transformara una ciudad como Valencia, convirtiéndola en la gran ciudad que es ahora, gracias a su trabajo, a su tesón y a la ilusión de hacer lo mejor por los demás».

«Será la historia la que reivindicará la dimensión verdadera que ha tenido Rita Barberá como mujer y como política», dijo Barcala.

La exalcaldesa de Alicante, Sonia Castedo, rompió su silencio mediático en Facebook para mostrar su pesar por el fallecimiento de Rita Barberá: «Ha fallecido Rita Barberá. Seguramente se le rompió el corazón. Cuándo se darán cuenta muchos que los políticos también son personas. Venga, ya está. Una menos a la que humillar, criticar, martirizar. Qué pena, Dios mío, cuánto daño».

Aprovechó para criticar a prensa y al propio PP: «Venga, ahora a echarse la culpa unos a otros. Los medios al partido y el partido a los medios. Entre todos la mataron...».

Los rivales políticos del PP respetaron al máximo la figura de la exalcaldesa de Valencia. El regidor de Alicante, el socialista Gabriel Echávarri, expresó su pésame a la familia de la senadora por una «muerte inesperada». Echávarri no conocía a la veterana política, aunque había hablado con ella en alguna ocasión, y calificó de «triste» su defunción.