Las Provincias

Cae una banda que robaba al descuido y logró 5.000 euros con tarjetas

  • El grupo residía en Ibi pero se desplazaba hasta distintas poblaciones alicantinas para llevar a cabo los robos, como Xixona, Tibi, Monforte del Cid, Sant Vicent del Raspeig y Sant Joan d'Alacant

La Guardia Civil ha detenido a tres presuntos miembros de una banda dedicada al hurto al descuido en áreas comerciales y viviendas de diferentes localidades alicantinas, cuya actividad delictiva se centraba en sustraer tarjetas de crédito con las que llegó a extraer unos 5.000 euros en cajeros de la provincia.

Los tres sospechosos -un español de 38 años, una mujer de 35 y misma nacionalidad, y una ciudadana rumana de 27- han quedado a disposición judicial, en libertad con cargos, según un comunicado del instituto armado.

El grupo residía en Ibi pero se desplazaba hasta distintas poblaciones alicantinas para llevar a cabo los robos, como Xixona, Tibi, Monforte del Cid, Sant Vicent del Raspeig y Sant Joan d'Alacant.

Las mismas fuentes han indicado que a los tres arrestados se les imputa la autoría de un delito continuado de estafa por un importe de 5.000 euros, dinero que supuestamente obtuvieron tras realizar un total de veinte extracciones fraudulentas con tarjetas de crédito sustraídas.

También están acusados de un delito de allanamiento de morada, dos hurtos, un robo con fuerza en el interior de un vehículo y otro de usurpación de identidad, lo que suma, junto con los veinte de estafa continuada por las otras tantas extracciones fraudulentas, un total de veinticinco hechos delictivos.

El equipo de investigación de la Guardia Civil de Sant Joan d'Alacant detectó la presencia de esta organización, que se dedicaba a cometer hurtos al descuido en vehículos estacionados en zonas comerciales y también dentro de viviendas (mientras que alguno de ellos distraía al morador, otro accedía al interior del domicilio para robar).

Además se constató que, aunque los ladrones se apropiaban de todo lo que les ponía al alcance, solían orientar sus hurtos a la obtención de tarjetas de crédito con las que, posteriormente, hacían extracciones en cajeros de toda la provincia.