Las Provincias

Profesores alertan de graves faltas de respeto por parte de familias de los alumnos

  • El Defensor del Docente de ANPE detecta un aumento del uso de internet para acosar y difamar a los profesionales

valencia. Profesores en el punto de mira de alumnos. Pero también de sus familias. El Sindicato Independiente de Enseñanza (ANPE) lanzó ayer la voz de alarma. Asegura que en la Comunitat han aumentado las falsas acusaciones y el acoso al profesorado por parte de los padres de los alumnos, y que las principales herramientas de difamación son las nuevas tecnologías y redes sociales «como What's App y Facebook».

A estas conclusiones se llega por los últimos análisis de peticiones y consultas al Defensor del Profesor del sindicato. Desde 2005, funciona este servicio ante la «gran necesidad de ofrecer al profesorado un apoyo gratuito y de atención inmediata para aquellos profesionales víctimas de situaciones de conflictividad en sus centros».

Según datos recogidos del pasado curso 2015-16 en la Comunitat Valenciana, el 69 % de las llamadas recibidas correspondieron a profesorado de Infantil y Primaria, el 24%, a Secundaria y un 7%, a Ciclos Formativos.

ANPE detecta un «alto índice de conflictividad en las primeras etapas educativas en comparación a las etapas superiores, cuando hace solamente unos años sucedía a la inversa». Citan como causas el «aumento de las ratios, disminución de programas de apoyo y refuerzo, recortes de la que ha sido y está siendo protagonista la educación además de los conflictos con las familias de los alumnos».

¿Cuáles son los casos más habituales? El sindicato destaca las falsas acusaciones y acoso a los profesores por parte de los padres, «que van en aumento». Y en este punto detectan una especial incidencia del uso de las nuevas tecnologías como herramienta de difamación y acoso al profesorado. Las llamadas al servicio por faltas graves de respeto hacia el docente también va en aumento respecto a otros años. «Además, se hacen extensibles a las familias de los alumnos», agregan.

Según ANPE, la gran mayoría de profesores «se sienten indefensos e incapaces de enfrentarse a la situación que están viviendo tras haber utilizado múltiples vías de solución al problema». Por eso piden que Educación «cumpla y haga cumplir» las normativas establecidas sobre convivencia escolar, el amparo legal a los profesores, el cese de los recortes en los programas educativos de apoyo y compensación, el cese de los recortes en el personal docente, la asistencia psicológica a los profesores y el reconocimiento de las enfermedades profesionales docentes.

Por último considera «imprescindible» que todos los que tienen responsabilidad en el proceso educativo «asuman su parte para resolver de una vez este grave problema y evitar estos índices de conflictividad».