Las Provincias

La Diputación exige a la Generalitat el dinero de Xarxa Llibres no gastado

El diputado de Economía, Carlos Castillo, habla con el presidente de la Diputación, César Sánchez, en un Pleno.
El diputado de Economía, Carlos Castillo, habla con el presidente de la Diputación, César Sánchez, en un Pleno. / J.P.R.
  • El Pleno aprobará hoy una modificación de crédito para aportar 1,7 millones de la segunda fase, que se suman a los seis del año pasado

La Diputación Provincial de Alicante y Generalitat Valenciana continúan a la gresca, un día sí y otro también, por el reparto de los fondos compartidos. En este caso, el dinero aportado por el gobierno provincial al programa de Xarxa Llibres. El diputado de Economía, Carlos Castillo, pidió ayer a la Conselleria de Educación que les devuelva el dinero de la primera fase de este plan no gastado: «A fecha de hoy y según la información con la que contamos, un alto porcentaje de la aportación que se realizó también en la primera fase por parte de esta Diputación, casi seis millones de euros, tampoco ha sido utilizada porque no ha hecho falta y esperamos que nos sea reintegrada». Una petición con la que no contaban desde la Conselleria de Educación.

La institución provincial dio íntegramente los seis millones de euros que la Generalitat Valenciana les reclamó para la primera fase en 2016 con una previsión de 200 euros para cada alumno de la provincia. Pero las cifras de adhesión al programa de la Conselleria de Educación no han llegado, ni mucho menos, a los cálculos del departamento de Vicent Marzá. El problema es que nadie sabe cuánto se ha gastado este año en libros ni la Generalitat ha cerrado las cuentas de este capítulo.

Supuestamente, para la segunda anualidad se utilizaría el remanente, pero la Diputación quiere que vuelvan a sus arcas. Aportar los seis millones de euros supuso un quebranto a las cuentas de la institución provincial, que tuvo que tirar de créditos para poder hacer frente a un pago no presupuestado, toda vez que el plan se presentó en septiembre y se pidió el dinero para diciembre. Más o menos como este año.

Eso sí, para la anualidad del 2017, la Diputación ha reducido sustancialmente su aportación. De hecho, hoy aprobará en un Pleno extraordinario un incremento de 700.000 euros para la segunda fase de Xarxa llibres a través de una modificación de crédito. Este dinero se une al millón de euros que el presupuesto de la institución provincial había reservado para este capítulo. La Generalitat había reclamado otros seis.

«A través de esta aportación, desde la Diputación de Alicante vamos a dar respuesta a las necesidades de la Xarxa de Llibres cumpliendo así nuestro compromiso con las familias de la provincia para que puedan cobrar la segunda fase de este programa», destacó el también portavoz del equipo de gobierno.

El diputado explicó que de la información remitida por los ayuntamientos que se han acogido al programa, se estima que con esta cantidad se cubrirá la parte que le corresponde a la institución provincial. El resto, lo pondrán los ayuntamientos y la Generalitat.

A través de esta operación, el gobierno provincial utiliza como recursos de financiación bajas de partidas no comprometidas. Además, esta medida no afectará al Plan Económico Financiero que la Diputación tuvo que poner en marcha el pasado julio para cumplir la regla del gasto que establece la Ley de Estabilidad Presupuestaria.

La petición de Castillo mantiene en todo lo alto la pugna entre ambas instituciones desde el principio de la legislatura, sobre todo con el jefe del Consell, Ximo Puig. La vicepresidenta, Mónica Oltra, visitará el Palacio Provincial el próximo 13 de diciembre para mantener una entrevista con César Sánchez sobre los servicios sociales que ahora paga la Diputación y que corresponden a la Generalitat. Sin embargo, Puig todavía no ha cerrado ninguna cita.

Al respecto, el presidente de la Diputación expresó su deseo de que visite la institución en los próximos meses: «Las probabilidades que venga son tantas como días quedan de legislatura»