Las Provincias

Vista exterior de la estación de autobuses de Benidorm.
Vista exterior de la estación de autobuses de Benidorm. / LV

Detectadas carencias en la tasación de la estación de autobuses

  • La tasación fue realizada por la empresa Tecnitasa, que ofreció un precio sensiblemente inferior al resto de ofertas y la tasaba en medio millón de euros más que el arquitecto municipal

El informe de control sobre la tasación realizada a la estación de autobuses de Benidorm, encargado por el Ayuntamiento, ha detectado varias deficiencias en la misma que impiden pronunciarse "sobre los costes reflejados" debido a la inexistencia de algunos aspectos "para justificar los costes de construcción adoptados".

Esta tasación es necesaria para ser incorporada al expediente abierto para proceder a la nueva licitación de la estación una vez que sean legalizadas las infracciones existentes.

La tasación de la infraestructura fue realizada por la empresa Tecnitasa, que ofreció un precio sensiblemente inferior al resto de ofertas. Aquella tasación valoraba la estación en 29,7 millones, alrededor de medio millón de euros más que la efectuada por el arquitecto municipal.

Al mismo tiempo, el ayuntamiento acordó encargar un informe de control de dicha tasación, que ha realizado la mercantil Cohispania. Este informe es el que pone de manifiesto algunas anomalías en la valoración externa.

Así, en primer término, el informe de control al que ha tenido acceso Efe, indica que es necesario establecer "con claridad" la fecha de construcción de edificio y "la fecha del cálculo del coste de reposición a neto" para aplicar los costes de construcción correspondientes.

En ese sentido, se detalla que "no podemos pronunciarnos sobre los costes reflejados, ya que no hay suficiente información descriptiva del edificio".

También se resalta que con los planos aportados "no podemos comprobar las mediciones, puesto que no figura una escala gráfica ni unas cotas sobre las que poder basarse".

Añade el informe que "no aparecen posibles modificaciones entre los planos aportados por el ayuntamiento y lo realmente medido 'in situ' por el tasador".

En cuanto a la comprobación de los valores de construcción, la empresa controladora argumenta que "sin un detalle exhaustivo y ordenado tanto del edificio y los elementos que lo componen no se puede asignar, y mucho menos justificar, los valores unitarios de construcción".

Por último, acerca de los coeficientes de depreciación, también se achaca que como consecuencia de la "falta de explicación exhaustiva" sobre las fechas de construcción y posibles reformas producidas en cada zona, "no se pueden comprobar con fiabilidad suficiente los coeficientes apuntados".

A la vista del informe de control, el ayuntamiento ha abierto un plazo de diez días para que la empresa Tecnitasa, que hizo la tasación, presente las alegaciones y correcciones que estime oportunas al documento.