Las Provincias

Coepa y Cepyme dan el primer paso para la total reconciliación empresarial

El conseller Rafael Climent bromea con Francisco Gómez y Cristóbal Navarro en la comida celebrada con otros dos consellers en julio.
El conseller Rafael Climent bromea con Francisco Gómez y Cristóbal Navarro en la comida celebrada con otros dos consellers en julio. / A.D.
  • Francisco Gómez y Cristóbal Navarro cierran su agenda para una minicumbre tras el 'puente' de la Purísima y el Puerto incorpora a la patronal de las pymes

Si anteayer las posiciones se hallaban todavía encontradas e incluso enconadas entre las distintas 'familias' empresariales de la provincia, que protagonizan desde hace una década una 'guerra' tanto soterrada como a pecho descubierto, ayer martes empezó el camino para lo que podría ser la reconciliación definitiva, algo por lo que claman miles de anónimos empresarios de todos los sectores y de todas las comarcas alicantinas. Un día después de que Coepa rediseñara su hoja de ruta tras evitar su desaparición tras cuatro décadas de existencia y de que Cepyme reiterara sus dudas sobre el plan de refundación patronal y los tiempos marcados, los titulares de la confederación Francisco Gómez y de Cepyme, Cristóbal Navarro, cerraron una agenda de encuentros entre ellos y otros dirigentes de ambas organizaciones que se iniciará la semana siguiente a la del puente festivo de la Purísima.

Gómez anunció en este diario que se reuniría en breve con Cepyme para profundizar sobre el plan de viabilidad y su permanente llamada a la integración y la unidad de todos los empresarios de la provincia. Y no se celebró ayer el encuentro formal por problemas de agenda tanto de Gómez como de Navarro, los cuales ya simbolizaron al inicio del pasado verano, y siendo testigo incluso el jefe del Consell, Ximo Puig, la 'pipa de la paz'.

El diálogo se ha retomado tras el paréntesis de estos seis meses en los que se ha pasado de la inminente disolución de Coepa a la aprobación por el juez, sin el recuso del principal acreedor, el IVF, del convenio de acreedores y el plan para salir del atolladero económico.

Esa minicumbre tendrá lugar la tercera semana de diciembre con la intención de cerrar un programa consensuado sobre los pros y los contras de la hoja de ruta fijada por Coepa. Esta pasa por incrementar, a través de la creación de comisiones de turismo, infraestructuras y relaciones laborales, no solo la incorporación de nuevos socios, sino sobre todo la recuperación de los que se fueron, entre ellas patronales sectoriales de enorme peso como la juguetera o la del mármol. Además, Coepa tiene claro que debe recuperar su papel de representación institucional y para ejercer como un «auténtico lobby», como explica Gómez. «Queremos representar a los medianos y pequeños empresarios que quieren hacerse oír en Valencia y en Madrid».

Las dudas de Cepyme surgen por tres motivos: el millón de euros que hay que devolver en los próximos ocho años (por indemnizaciones a la plantilla y adelantos del Fogasa); quién asume el esfuerzo económico; y qué pasará si afloran nuevas cargas financieras, dado que está pendiente la instrucción de un juzgado de lo Penal sobre diversos y graves delitos sobre la subvención del Servef para equipar el polémico centro de oficios de Babel. «En Cepyme no cerramos las puertas, pero queremos conocer si hay una propuesta de verdad viable, se comunican las cosas en tiempo y forma y hay voluntad de unidad y de cambio», explicó ayer Cristóbal Navarro.

Por otro lado, la Autoridad Portuaria de Alicante ha ingresado a Cepyme, al margen totalmente del proceso de eventual integración en Coepa, en la comisión de navegación, un órgano consultivo independiente del consejo de administración, pero que, en cualquier caso, ofrece visibilidad y protagonismo a Cepyme como patronal provincial. Gómez y Navarro transmitieron a este diario que hay buenas sensaciones y voluntad de unión.