Las Provincias

Vicent Marzà y Miquel Soler, en una imagen de archivo.
Vicent Marzà y Miquel Soler, en una imagen de archivo. / A. D.

El Gobierno rectifica la reválida y mantendrá el modelo de selectividad

  • Marzà celebra el cambio tras recibir ayer la confirmación de que los exámenes se centrarán en contenidos de 2º de Bachillerato, los hará la universidad y con el sistema de distrito único

Los alumnos de 2º de Bachillerato de la Comunitat pueden ya respirar tranquilos y prepararse la prueba para acceder a la universidad. Después de meses de incertidumbre, de jornada huelga y de manifestaciones, el Ministerio de Educación comunicó ayer a los secretarios autonómicos del ramo que los exámenes serán iguales que hasta ahora -como la PAU o la selectividad-, por lo que los alumnos serán evaluados de los contenidos que estudian en segundo de Bachillerato, y no se incluirán algunos de primer curso, -caso de la asignatura de Filosofía- como se recogía en borradores anteriores.

La Generalitat Valenciana mostró ayer su satisfacción por esta marcha atrás. Señaló que «después de meses de incertidumbre», el Ministerio de Educación «ha rectificado» respecto a la reválida y acepta que las pruebas de para entrar en la universidad sean «idénticas» a las que estaban implantadas.

Según explicaron las citadas fuentes, ayer se celebró la Comisión General de Educación. Es un encuentro previo al que asisten los secretarios autonómicos del departamento para preparar la Conferencia de Educación del próximo 28 de noviembre, convocada por el Gobierno central, y a la que acudirán los consejeros de las comunidades autónomas.

En esta comisión general, en la que estuvo presente el secretario autonómico de Educación, Miquel Soler, se acordó que la prueba de acceso a la universidad de este curso y de los cursos sucesivos sea idéntica a la que se ha hecho hasta ahora «a propuesta de la Conselleria de Educación».

Desde la Conselleria destacaron que esta evaluación se centrará en contenidos de segundo de Bachillerato, la realizarán las universidades y se mantendrá el distrito único. «De este modo se adapta la PAU al actual segundo de Bachillerato», añadieron las citadas fuentes.

El conseller de Educación, Vicent Marzà, celebró ayer este cambio de postura y destacó que «estamos de enhorabuena porque después de meses de incertidumbre para el alumnado de segundo de Bachillerato hemos conseguido que el Ministerio de Educación rectifique respecto a las reválidas de Bachillerato y que las pruebas de acceso a la universidad sean las PAU».

Hay que recordar la presión continua por parte la comunidad educativa hacia estos exámenes. En la provincia miles de estudiantes se echaron a la calle hace casi un mes para detener estas pruebas con las que se jugaban su futuro. Hasta el momento, en los institutos no sabían como preparar al alumnado, el caos era total y se temía que en los exámenes entraran materias de 1º.