Las Provincias

Falta de generosidad

Generosidad. Es lo que le falta a muchos de los dirigentes empresariales de numerosas de las federaciones y asociaciones sectoriales para alcanzar la tan deseada por una mayoría de ellos -no digamos, de modo indirecto, por decenas de miles de parados alicantinos- unidad.

Generosidad ha mostrado el presidente de Coepa, Francisco Gómez, quien también podría haber saltado del barco el primero y no lo hizo para aguantar, estoicamente, chaparrones; generosidad ha manifestado hasta la Generalitat Valenciana, a través del IVF, que hace un año empezó a ejecutar el embargo de la patronal y, finalmente, bien que a golpe de fallo judicial, ha dejado de optar al derecho de recurrir y da por bueno el proceso concursal; generosidad ha transmitido el alcalde de Alicante, Gabriel Echávarri, quien parece que ha estado de perfil en todo este 'affaire', pero no ha resuelto el convenio de cesión de suelo como en Derecho le correspondía.

Puede chirriar que se les pida generosidad a quienes fueron literalmente expulsados. Pero los tiempos cambian y en juego está su esencial credibilidad. Y empleos para parados.