Las Provincias

Dos años de cárcel por dar un hachazo a un amigo con el que fue a robar droga

fotogalería

El acusado acude custodiado por la Policía para el juicio en la Audiencia Provincial. / J.P.R.

  • El reo admite que asestó un golpe que dejó a la víctima con la cabeza abierta cuando iban a saltar a una finca de Mutxamel para llevarse plantas de marihuana

El acusado de asestar un brutal hachazo a su cómplice en pleno asalto a una plantación para robar marihuana confesó ayer los hechos. El reo debía sentarse en el banquillo por un delito de asesinato en grado de tentativa por los hechos acontecidos la madrugada del 23 de julio de 2015, cuando ambos pretendían colarse en una finca rural de Mutxamel y hacerse con el mayor número de plantas de marihuana posible. Sin embargo, el golpe se torció en cuanto la víctima comenzó a escalar por la valla, pues de pronto notó un fuerte golpe en la parte posterior de la cabeza. El hombre cayó fulminado al suelo con el hacha de un filo de ocho centímetros insertada en el cráneo.

La Audiencia Provincial debía celebrar ayer el juicio por el suceso, pero la vista se saldó con un acuerdo entre las partes después de que el procesado reconociera los hechos ante el tribunal de la Sección Décima. Por ello, los magistrados le impondrán una pena de dos años en prisión que deberá cumplir mientras no abone por completo la indemnización fijada por las acusaciones para la víctima, que asciende a 7.000 euros, según informaron las fuentes jurídicas consultadas. Así, el reo se beneficia de las circunstancias atenuantes de reparación del daño, además de que se encontraba bajo los efectos de las drogas cuando sucedieron los hechos.

No obstante, A.G.V., que sigue preso por estos hechos desde su detención el verano de 2015, no podrá acercarse al que fuera su compañero de robos por un periodo de cinco años y medio. La acusación pública pedía por estos hechos una pena de diez años entre rejas para el reo, pero, tras la negociación entre la defensa y la acusación particular, modificó su petición de pena, según detallaron las citadas fuentes.

Fue en julio de 2015 cuando el procesado convenció a su amigo de una forma de ganar dinero rápido. Parecía sencillo, pues solo tenían que colarse en una finca de la partida El Collado de Mutxamel y llevarse unas cuantas plantas de 'maría'. A las cinco de la madrugada del día 23, los dos cacos se encontraban junto al cercado de los terrenos dispuestos a perpetrar el golpe. El acusado pidió a su compinche que diera él el primer paso mientras vigilaba. Mentía, pues sus intenciones cambiaron radicalmente. Con el hacha que llevaba para cortar la marihuana asestó el golpe en la cabeza del chico, que no perdió la vida de milagro.

El perjudicado quedó tendido en el suelo junto a la finca hasta que el acusado se entregó a la Guardia Civil y confesó lo que había hecho. Al parecer, el propósito del acusado era sustraerle el dinero que portaba en una riñonera, según refleja la investigación. Hasta que el agresor confeso no indicó a los agentes dónde se encontraba el cuerpo no pudieron dar con él.

Después de su detención y puesta a disposición judicial, el autor de la brutal agresión protagonizó incluso un intento de fuga en los tribunales de San Vicente. Allí se instruyó la causa y el procesado trató de escapar después de que el juzgado de instrucción responsable de su encarcelamiento provisional ordenase su internamiento.