Las Provincias

Los acusados de vender 40 caravanas dañadas niegan que conocieran los desperfectos

Los dos acusados antes de declarar en la Audiencia, ayer.
Los dos acusados antes de declarar en la Audiencia, ayer. / J.P.R.
  • El Ministerio Público reclama penas que suman tres años y tres meses de cárcel por los delitos de estafa y de falsedad en documento oficial, además de multas económicas

Un tribunal sentó ayer en el banquillo al acusado de vender un total de cuarenta autocaravanas retiradas del mercado procedentes de un fabricante cuyas instalaciones fueron asoladas en 2008 por las inundaciones en la localidad francesa de Tournon. Junto a él, en la bancada de los inculpados, se sienta el ingeniero industrial acusado de prepararle la documentación oficial para lograr la certificación de la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) en la provincia de Alicante. El Ministerio Público reclama penas que suman tres años y tres meses de cárcel por los delitos de estafa y de falsedad en documento oficial, además de multas económicas.

Sin embargo, el representante legal de la empresa que vendió los vehículos por más de 30.000 euros cada uno (siendo su valor de compra de unos 9.000 euros) negó conocer dichas irregularidades ni que las autocaravanas estuviesen afectadas por los daños de las riadas. Según adujo, le costaron tan baratas debido a que «estaban descatalogadas». Por ello, las fue adquiriendo desde el año 2009 para su venta, muchas veces a través de internet.

El fiscal acusa al principal sospechoso de vender los vehículos de la firma francesa Trigano a sabiendas de que su distribución estaba prohibida. Prueba de ello es que los vehículos carecían de número de bastidor y placas de identificación, una medida llevada a cabo por el fabricante tras el desastre natural por el que el que se vio afectado. Asimismo, la acusación pública sostiene que el reo amparó la exportación de las autocaravanas gracias a una matrícula checa concedida al acusado para una furgoneta.