Las Provincias

Circuito de velocidad Ricardo Tormo de Valencia.
Circuito de velocidad Ricardo Tormo de Valencia. / L. V.

El Consell ordena el caos de los sueldos en el sector público de la Generalitat

  • El Ejecutivo neutraliza un desorden que permitía decenas de salarios distintos por los mismos trabajos y retribuciones superiores a las de un director general

Hubo un tiempo, antes de la crisis, que en la Generalitat se ponía en marcha una fundación, se impulsaba un consorcio o se promovía una empresa pública a la menor ocasión. El sector público instrumental de la Comunitat se convirtió en uno de los más populosos del país, con cerca de un centenar de entes. Pero llegó la crisis. El Consell de Fabra decidió agrupar todas las empresas en una serie de holdings, como el de Culturarts. Sin embargo, esa condensación que pretendía ahorrar costes no logró reducir el variado compendio de situaciones laborales generadas en cada una de las sociedades.

El Consell, ahora, a través de la Ley de Presupuestos para el próximo año, en sus disposiciones respecto al personal del sector público instrumental, arma un dispositivo con el que pretende homogeneizar, poner topes en las tablas retributivas de las empresas dependientes de la Generalitat. Se da la circunstancia de que en cada uno de los holdings donde se agrupan estas entidades conviven dos, tres y hasta cuatro convenios colectivos distintos.

El caos salarial no sólo genera injusticias entre aquellos que haciendo las mismas funciones cobran sueldos muy diferentes. Se dan casos, más de una decena, de empleados de consorcios que, sin llegar a directivos, cobran más que el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, y son numerosos los trabajadores que, por múltiples razones, acuerdos privados a la hora de acceder a su actual empleo, reciben mejores salarios que un director general.

Por todo esto, desde Hacienda se está en pleno proceso para homogeneizar y publicar las Relaciones de Puestos de Trabajo (donde figurarán todos los puestos y sus retribuciones, de toda la plantilla). Todas las entidades que están obligadas a elaborar y publicar sus RPT (27 en total) han presentado el correspondiente informe a la dirección general de Sector Público, Modelo Económico y Patrimonio que dirige Empar Martínez Bonafé, según fuentes del departamento que dirige Vicent Soler. De éstas, se ha informado favorablemente del 40% (11), entre las que figuran el Instituto Valenciano de Finanzas o el Circuit del Motor. Otras 11 tienen las RPT en estudio por parte de la dirección general y en cinco casos se ha informado desfavorablemente por lo que deberán realizar cambios.

«El sector público era un coto cerrado con la anterior Consell donde cada uno campaba a sus anchas. Directamente se hacía la vista gorda con situaciones que resultan anómalas o, cuanto menos, inadmisibles», explica Martínez Bonafé, quien hace hincapié en que «la Ley de Presupuestos va a finiquitar una de las anomalías más flagrantes, que era la existencia de sueldos en el personal del sector público y en los consorcios que superaba el de un subdirector e incluso un director general de la Generalitat. Se va a arbitrar un mecanismo retributivo que garantizará que no se incremente el gasto por honorarios excesivos, al tiempo que se irán absorbiendo los excesos progresivamente».

En el Consell consideran que no puede ser que en las empresas del sector público instrumental «haya situaciones retributivas no homogéneas para puestos análogos a los de la Administración», indica Martínez Bonafé, quien señala que se están produciendo «procesos de reestructuración de las empresas públicas y, como ejemplo, hay puestos que los estamos bajando de retribución».