Las Provincias

La industria navideña y el comercio, a consolidar la recuperación de 2015

Una comerciante de la avenida Maisonnave de Alicante colocando, ayer, motivos navideños en su escaparate.
Una comerciante de la avenida Maisonnave de Alicante colocando, ayer, motivos navideños en su escaparate. / Álex Domínguez
  • Jugueteros, turroneros y distribuidores de reglados o textil prevén mejorar sus cifras de negocio, anticipan cada vez más la campaña y confían en que llegue el frío de invierno

Mientras aparecen en el escenario urbano las primeras estrellas, abetos, flores de pascua, belenes o Papás Noel, los dos grandes sectores alicantinos vinculados con las fiestas navideñas (juguete y turrón), así como el comercio, hacen números y, a diferencia de los ejercicios más duros de la crisis, en especial 2012 y 2013, ya hablan de recuperación de la recuperación. Es decir, se las prometen tan felices que vaticinan aumentos en las ventas de entre el 4% y el 6%, lo cual no está nada mal si se memorizan las Navidades que se cerraban con caídas estrepitosas de hasta dos dígitos.

El presidente de la patronal de jugueteros de España, AEFA, con sede en Ibi, José Antonio Pastor, lo dejaba claro esta misma semana. Las factorías presentan en estas fechas puntas de actividad máxima para llegar a todos los canales de distribución, pues algo más de la mitad de todo el negocio se concentra en las tres primeras semanas de diciembre. Estas navidades se presentan, además, con expectativas algo mejores que las anteriores, que ya supusieron un cambio de ritmo ascendente, como recuerda Pastor. Da por hecho un repunte medio de las ventas en el mercado nacional del 6% muy en línea con los dos anteriores ejercicios, aunque ligeramente al alza. Un año de consolidación pese a la tendencia a la baja de la natalidad en España, destaca Pastor. «Pero parece claro que este sector ha recuperado cifras anteriores a la recesión y esto es debido no sólo a la mejora del consumo y gasto de las familias, sino sobre todo al trabajo intenso de los fabricantes que siguieron esforzándose durante la crisis por superar la calidad y el diseño del producto con el fin de sorprender a los clientes y ganarse de nuevo su confianza». Esta misma semana, la patronal AEFJ dio a conocer en Madrid su tradicional guía de juguetes estrella, una suerte de propuestas que serán las más demandadas y que este año pasan por muñecas que aprenden de IMC Toys, Famosa o Mattel; juegos interactivos de Cayro, Hasbro o IMC Toys; y mascotas de Hasbro o Bizak, según José Antonio Pastor.

Del otro núcleo poblacional donde también antes se inicia la Navidad, es decir, Jijona/Xixona, la denominada cuna del turrón, las expectativas no son mucho peores precisamente que en el pueblo de la tartana. Los turroneros hablan de un aumento de ventas de entre un 3% y un 4% y lo achacan a dos factores clave: la recuperación evidente del consumo interno en España; y la bajada, respecto al año anterior, del precio de la principal material prima, la almendra, como recuerda el secretario del Consejo Regulador del Turrón, Federico Moncunill, el cual habla de «cierta alegría», al igual que el propio presiente, José Enrique Garrigós. Esta misma semana acudían ambos en San Sebastián a la asamblea anual nacional de Origin, una suerte de asociación que integra a todas las denominaciones de origen e indicaciones geográficas protegidas y amparadas por la UE, de la que es presidente el propio Garrigós.

Es en la Navidad, precisamente, cuando más se reivindica el plus que concentran los productos con marchamo de calidad controlado por la Administración, pese al proceso de desconexión que han realizado algunas grandes cadenas de distribución alimentaria en los últimos años, en el caso del turrón, en favor de las denominadas marcas blancas. También sujeto a un proceso de profunda estacionalidad desde hace un siglo, el sector del turrón factura el 80% entre finales de octubre y los últimos días de diciembre. En los últimos ejercicios, y al igual que ocurre con otros productos, incluidos los juguetes o el equipamiento personal y de hogar, cada vez se anticipan más las exhibiciones de la mercancía para tratar de garantizar algo más de venta al final de la campaña navideña y del ejercicio fiscal de las propias empresas proveedoras y distribuidoras. Unos veinte millones de barras de turrón de Jijona y Alicante con DO, lo que supone un peso de 5,5 millones de kilos, están saliendo a toda prisa de las fábricas y obradores jijonencos con destino a los mercados de toda España. Después del año «catastrófico» de 2012, cuando la venta se desplomó un 9% al verse lastrada por la supresión a los funcionarios de la segunda paga extraordinaria y la caída también de hasta un 5% en los dos años siguientes (2013 y 2014), los turroneros confían en consolidar por segundo año la recuperación, pese a la monumental y creciente oferta alternativa en el mundo del dulce y la repostería en España.

Moncunill asegura que los intentos de desestacionalizar el consumo avanzan «moderadamente» y pasan por lograr situar al turrón como un producto 'gourmet', así como su uso como base para helados o galletas.