Las Provincias

Un libro desentraña las «alcantarillas» de la corrupción política valenciana

  • El autor asegura que la realidad vivida «supera a la ficción» y que la Comunitat es «un caso único en Europa», con quince exmiembros del Ejecutivo investigados o condenados por delitos de corrupción

Las grandes historias de la corrupción de la Comunitat Valenciana en el último cuarto de siglo aparecen reflejadas en "Yonquis del dinero", un libro del periodista Sergi Castillo planteado como una especie de guía por las "alcantarillas" de la política corrupta que ha afectado a esta tierra.

El libro, editado por Lectio y que se presenta hoy en el Museo Valenciano de la Ilustración y la Modernidad (MuVIM), muestra en su portada a Carlos Fabra, Rita Barberá, Francisco Camps, Alfonso Rus, Eduardo Zaplana, José Joaquín Ripoll o Marcos Benavent, y a juicio de su autor refleja tramas y personajes propios de lo que podría ser "una novela negra o una película de Hollywood".

En una entrevista con EFE, Castillo asegura que la realidad vivida esos años "supera a la ficción" y que la Comunitat Valenciana es "un caso único en Europa", con quince exmiembros del Ejecutivo investigados o condenados por delitos relacionados con corrupción, a ocho de los cuales les piden penan de cárcel que rondan los 80 años.

El punto de partida para el libro fue la "aparición" de Marcos Benavent, el exgerente de Imelsa autodenominado "yonqui del dinero", una de las "impactantes" historias reflejadas en la obra, en la que según explica el periodista alicantino casi se necesita "ponerse mascarilla y guantes de látex" para leerla.

"Aquí la estructura de la corrupción la levantaron los mejores arquitectos que había", explica Castillo, para quien los corruptos encontraron en esta tierra "un paraíso" gracias a cuestiones como la "opacidad", el "control absoluto" de la información y de los resortes económicos, y la capacidad del PP para identificarse con la sociedad.

"Quien iba contra ellos, iba contra Valencia. Y ese relato les dio un poder enorme, era un discurso imbatible", señala el autor, quien suma un cuarto factor para que esta autonomía se convirtiera en "paraíso para los yonquis del dinero": la sensación de "impunidad" que generó el archivo de los tres primeros casos de corrupción.

Así, considera que el caso Sanz (el dirigente del PP que estaba en política "para forrarse"), el caso Naseiro (supuesta financiación ilegal del PP que se archivó tras anularse las escuchas telefónicas) y el "caso Blasco I" (por supuesta corrupción urbanística) se cerraron "en falso" e incluso "reforzaron" a sus protagonistas.

"Cundió la sensación entre la clase política de que, hicieran lo que hicieran, nunca les iba a pasar nada", asegura Castillo, quien destaca que las cifras del despilfarro y la corrupción en la Comunitat alcanzan los 15.000 millones de euros, casi lo mismo que un presupuesto autonómico.

Lamenta que haya habido políticos que "parece que se vendían muy fácilmente" y eran capaces de dejar que un personaje como Álvaro Pérez "El bigotes" entrara "vía telefónica a sentarse en su mesa en Nochebuena, como en el caso de Francisco Camps", y que casi todos los grandes nombres de la corrupción "pasaran casi por la puerta del Ayuntamiento de Valencia".

También cita el caso del exgerente de Emarsa Esteban Cuesta, al que entrevistó para conocer cómo se sentían los protagonistas de estas historias: "tenía un trabajo, un sueldo, una familia, y a pesar de eso todavía quería más y más; era un no parar".

Castillo defiende que era necesario contar historias ya cerradas y que tienen "un final feliz para los buenos, la sociedad y los que les denunciaron", como la entrada en prisión de Carlos Fabra, la condena a Vicente Sanz por abusos sexuales a trabajadoras de Canal 9, o la entrada en la cárcel del exconseller Rafael Blasco por el caso cooperación.

No obstante, advierte de que aún quedan historias "en el tintero", como los casos relacionados con Feria Valencia, el 'cártel del fuego' o la Fórmula 1: "todavía quedan unos años donde vamos a saber muchas cosas de lo que nos trataron de ocultar".

Para el periodista, todos estos casos no han inmunizado a la Comunitat para que no vuelvan a ocurrir, ya que nunca se está "a salvo", y lo que hace falta es más normativa a favor de la transparencia y "muros de contención" ante la corrupción.