Las Provincias

El Gobierno realizará más sondeos para buscar agua subterránea contra la sequía en el norte de la provincia

  • El Ejecutivo impulsa infraestructuras para reutilizar los recursos hídricos, sobre todo en la Marina Alta

La pertinaz sequía que continúa instalada en la Comunitat ha obligado al Gobierno central a aprobar una nueva batería de obras de emergencia para tratar de frenar los efectos de la escasez hídrica; actuaciones que se centrarán, especialmente, en generar nuevos elementos de regulación, de reutilización y de captación de aguas subterráneas.

En concreto, el Consejo de Ministros daba ayer el visto bueno, a instancias del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, a un paquete de actuaciones en la cuenca del Júcar que requerirán una inversión de unos 3,7 millones de euros. En la provincia de Alicante, estas obras se centrarán en la puesta en marcha de infraestructuras para la reutilización de agua y en equipamientos para realizar sondeos y buscar recursos subterráneos en la Marina Baja, medidas que cuentan con un presupuesto en un millón de euros, y en una nueva instalación de bombeos en el embalse del Federal (200.000 euros).

Además, también se va a mejorar el denominado Sistema Automático de Información Hidrológica (SIAH) que, según Medio Ambiente, se trata de una «herramienta esencial para la determinación de los indicadores de sequía, empleándolos para concretar los escenarios de cada sistema de la cuenca y la necesidad de actuar en función de los mismos incrementando los recursos hídricos disponibles». En total, se destinarán dos millones y medio de euros para estas obras.

Desde el Ministerio destacaron que estas medidas se adoptan «con carácter excepcional por la situación de sequía», actuaciones que «permitirán optimizar los volúmenes entregados para consumo mediante un sistema completamente eficaz que permita no sólo derivar los caudales exactos, sino también asegurar su control estricto». Esta actuación se suma a la prórroga del Decreto de sequía aprobado en septiembre y que se extenderá hasta después del verano del próximo año, tanto en la demarcación del Júcar como en la del Segura. Esta norma «permitirá movilizar todos los recursos disponibles que estén en mano del Gobierno, desde agua procedente de las desalinizadoras, la puesta en marcha de pozos de sequía, el uso de agua reutilizada y la cesión de derechos que puedan acordar los regantes, así como otras medidas excepcionales».