Las Provincias

Alumnos durante la Selectividad del curso pasado. :: álex domínguez
Alumnos durante la Selectividad del curso pasado. :: álex domínguez

El Gobierno cede de nuevo y elimina dos exámenes de la reválida

  • Los alumnos que quieran entrar en la universidad sólo tendrán que evaluarse de las materias obligatorias de 2º de Bachillerato, por lo que desaparecerán Filosofía y la optativa

El Ministerio de Educación volverá a suavizar la Lomce, la reforma educativa aprobada en 2013 con los únicos votos del PP. Sea por la presión de la comunidad educativa y las autonomías o sirva de gesto para el futuro pacto educativo, como dijo el titular del departamento, Íñigo Méndez de Vigo, lo cierto es que el cambio de planes que trascendió ayer tiene implicaciones importantes. Especialmente para el alumnado de 2º de Bachillerato, el que en junio se enfrentará a la reválida, que tendrá dos exámenes menos de los previstos. El modelo planteado hará que se aproxime aún más a la Selectividad.

La novedad de más calado es que la prueba sólo incluirá asignaturas de 2º, como la PAU. Hay que recordar que el planteamiento inicial recogía también las materias obligatorias de 1º. Esto se traduce en que ya no habrá examen de Filosofía, que en la Comunitat sólo se cursa en 1º en arreglo a la organización aprobada por los anteriores gestores y mantenida por los actuales.

En otras autonomías se actuó de manera distinta, garantizando la obligatoriedad de la materia en el último curso a través de Historia de la Filosofía. Se aprovechó de esta forma el margen de maniobra que daba la ley. La inclusión de una asignatura no trabajada durante todo el curso era una de las grandes inquietudes de los docentes y de los alumnos, principales paganos de la incertidumbre que rodea a la reválida.

La eliminación de esta área no es la única novedad. El borrador de real decreto que recogerá los cambios, al que ha tenido acceso LAS PROVINCIAS, plantea además que sólo habrá exámenes de las asignaturas troncales generales y de opción (las que varían en cada modalidad de Bachillerato), que son algo así como las obligatorias. Esto implica que no se evaluarán las específicas, las optativas que se cursan en 2º y que el alumno elige entre doce materias. Con el modelo anterior, el de la Lomce original, una de las pruebas de la reválida versaba sobre estas áreas, a elección del estudiante.

En cuanto al Valenciano, pese a no ser troncal, se mantiene en base a la normativa valenciana y porque la modificación estatal afecta a las disposiciones finales de la ley, y por tanto, no anula la potestad de las comunidades con lenguas cooficiales de regular este examen.

El citado real decreto se presentará el día 28 a las comunidades autónomas en la Conferencia Sectorial y se aprobará a principios de diciembre. Incluirá también la anulación de los efectos académicos de las reválidas de Bachillerato y 4º de la ESO hasta que se alcance el pacto educativo, medida que anunció Rajoy en el debate de investidura.

Esto implicará que ya no será necesario aprobarlas para pasar de curso (de Secundaria Obligatoria a Bachillerato o FP media o de Bachillerato a estudios artísticos o profesionales de tipo superior). En otras palabras, sólo la tendrán que hacer los que quieran entrar en la universidad para estudiar un grado, pues hará las veces de Selectividad.

La normativa que se presentará a las comunidades incluye más cambios importantes referidos a la reválida de 4º de la ESO. Tras perder los efectos académicos había quedado como una prueba diagnóstica que mediría el rendimiento de los alumnos en competencias lingüísticas o matemáticas. Ahora tendrá carácter muestral, es decir, las autonomías elegirán los centros donde se aplica, por lo que ya no será obligatoria para todos. Y sólo incluirá áreas troncales, como la anterior.

Otra variación importante sirve para recoger una de las peticiones que el PSOE planteó durante el debate sobre la propuesta para paralizar la aplicación de la Lomce, aprobada esta semana en el Congreso. Y es que los estudiantes que aprueben un ciclo de FP Básica podrán obtener directamente el graduado escolar si así lo decide el equipo docente, lo que supone volver al modelo de los anteriores PCPI's. La idea es que todas las medidas citadas se mantengan hasta alcanzar el pacto.

La devaluación de la reválida busca aproximarla lo máximo posible a la Selectividad. Eso sí, mantendrá algunas diferencias. Las comunidades tienen la opción de incluir preguntas tipo test, aunque es probable que se eviten al no ser obligatorias. Y en el examen de inglés el 40% de la nota dependerá de los ejercicios orales, opción que no se puede sortear salvo cambios de última hora.