Las Provincias

El Ejecutivo irá al Constitucional si el Congreso no frena la suspensión de la ley

  • Considera que paralizar la Lomce implicará perder 600 millones de fondos europeos, por lo que pide a la Cámara que reconsidere su postura

El Gobierno ha requerido a la Mesa del Congreso que reconsidere su decisión de iniciar la tramitación de dos proposiciones de ley, una para suspender el calendario de implantación de la Lomce, que ya pasó por el pleno el pasado martes, y otra de modificación del estatuto de los trabajadores. La solicitud se produce después de que la Mesa levantara el pasado 18 de octubre el veto del Gobierno sobre estas dos iniciativas presentadas por los grupos parlamentarios.

La Constitución otorga al Ejecutivo la capacidad de oponerse a la tramitación de las proposiciones de ley que afectan a los ingresos o gastos presupuestarios como, a su juicio, sucede con estas iniciativas. Según el Gobierno, la suspensión del calendario de la ley educativa conllevaría pérdidas de ayudas del Fondo Social Europeo por valor estimado de 615 millones de euros, mientras que la reforma del estatuto de los trabajadores implicaría una caída de los ingresos cifrada en 43.

En la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, el portavoz Íñigo Méndez de Vigo aseguró que la intención del Ejecutivo no es imponer sus tesis, sino garantizar que una ley capital como son los presupuestos no queda modificada por otras normas de menor rango. «Es una cuestión de trasfondo político y esperamos que la Cámara lo reconsidere», destacó.

En una nota, el Ejecutivo avanza que si la Mesa vuelve a desestimar su solicitud «abocaría al Gobierno al planteamiento del conflicto ante el Tribunal Constitucional». Por contra, si la Cámara baja acepta los argumentos del Gobierno y revoca su acuerdo del 18 de octubre, supondría la anulación de todo el trámite parlamentario de las dos iniciativas, especialmente la aprobación de la toma en consideración de la proposición de ley de suspensión de la Lomce.