Las Provincias

Los usuarios reclaman a Renfe que recupere el tiempo de viaje a Castellón

Un tren de Cercanías abandona la estación del Norte. :: irene marsilla
Un tren de Cercanías abandona la estación del Norte. :: irene marsilla
  • La Generalitat solicita a Fomento que restablezca el servicio previo a las obras del tercer carril al aumentar los recorridos hasta en 20 minutos más

«Queremos un servicio de transporte acorde con las necesidades de la sociedad». Es la petición que realizó ayer el delegado de la Unión de Consumidores de Castellón, Juan Carlos Insa, que confirmó que se siguen recibiendo quejas de los usuarios de la línea de Cercanías C-6 que cubre el trayecto entre Valencia y Castellón.

En esta ocasión, recuperado el número de frecuencias desde el pasado sábado, las protestas se centran en el aumento de los tiempos de viaje, que han experimentado un incremento de hasta veinte minutos más, «lo que repercute en la calidad del servicio». Por su parte, Renfe, que reconoció ese incremento en los trayectos, lo fijó en una media de entre tres y seis minutos.

«Se aseguraba una y otra vez que cuando finalizaran las obras del tercer carril todo volvería a la normalidad pero nos hemos encontrado con que se ha ampliado la duración del recorrido», criticó Insa. «Ya no son los quince minutos de más en el tren, sino el tiempo total que se emplea en viajar a Valencia o Castellón, que no tiene sentido en la sociedad actual», lamentó.

Según los datos facilitados por la Unión de Consumidores de Castellón, si habitualmente el recorrido se cubría en una hora y cinco minutos, actualmente se invierten entre una hora y quince minutos o una hora y treinta minutos, en función del horario.

Respecto a esta queja, la compañía ferroviaria explicó que el servicio Civis (el tren directo entre las dos capitales) emplea siete minutos más, es decir, de los 55 minutos anteriores a las obras a 1 hora y 2 minutos de la actualidad. En el resto de convoyes, los incrementos rondan los diez minutos. Asimismo, fuentes de Renfe destacaron la normalidad en el servicio ferroviario.

Este incremento se debe a las regulaciones de tráfico que deben efectuarse debido a que en varios puntos del tramo Valencia-Castellón siguen los trabajos del tercer carril, como los de electrificación en las estaciones de Burriana-Alquerías del Niño Perdido y de Villarreal. La previsión de Renfe es ir recuperando de forma progresiva los tiempos anteriores al arranque de las obras en septiembre de 2015 aunque no fijó una fecha concreta.

A la reclamación de los consumidores se sumó también la Conselleria de Obras Públicas, que volvió a solicitar al Ministerio de Fomento que garantice el servicio de Cercanías «en su totalidad», es decir, tanto en frecuencias como en tiempos de viaje. De hecho, en la información facilitada por el ministerio la semana pasada con la conclusión de las obras de la variante de Nules, se hacía únicamente referencia a que su ejecución permitiría recuperar «el mismo volumen de tráfico que tenía antes, con lo cual recupera el 100% de su capacidad para trenes de viajeros y mercancías».

El representante de la Unión de Consumidores también mostró su preocupación por la fecha de finalización de los trabajos del tercer carril. «No estamos viendo las mejoras que iba a traer el tercer carril porque ni hay más frecuencias ni se han recortado los tiempos de viaje. Tampoco sabemos que pasará cuando entre en servicio la alta velocidad», lamentó Insa. Un aspecto sobre el que también se han pronunciados los empresarios y el lobby Ferrmed, ya que por la misma vía circularán Cercanías, media y larga distancia, alta velocidad y mercancías.

Arrancar ya el corredor

Por ello, el representante de los usuarios se sumó a la petición lanzada la semana pasada por la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE) para que el Gobierno central arranque ya los proyectos del corredor mediterráneo, es decir, la doble plataforma diferenciada para pasajeros y mercancías. «Es necesario porque el tercer carril es algo provisional que va a traer pocas mejoras», insistió Juan Carlos Insa.

No es la única reivindicación del colectivo de consumidores hacia el Ministerio de Fomento, pues el mes pasado se unieron a las peticiones de ayuntamientos y conselleria para la gratuidad de la AP-7 en el tramo de la Vall d'Uixó mientras se ejecutan las obras de rehabilitación del firme en la A-7. En este caso, Insa criticó que los trabajos en la autovía se ejecutasen sin estar finalizadas las actuaciones del tercer carril que afecta a los Cercanías, por lo que lamentó las malas conexiones de transporte de la capital de la Plana.

En este sentido, la alcaldesa de Castellón, Amparo Marco, remitió hace unos días al nuevo ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, una carta para solicitar, por un lado, la liberalización de la autopista mientras duran las obras y, por otro, que el servicio de Cercanías «recupere la normalidad previa al inicio de las obras del tercer hilo».