Las Provincias

Juzgados por atracar un 24 horas y acuchillar a la dueña por plantarles cara

  • Los dos presuntos cacos alegan que estaban bajo los efectos de las drogas y el alcohol cuando dieron el golpe

Un juzgado de lo Penal de Alicante sentó ayer en el banquillo a los dos acusados de atracar este verano un establecimiento 24 horas ubicado en la calle Bilbao, en pleno centro de la capital. Se trata de un asalto frustrado gracias a que la dueña del negocio, de nacionalidad china, defendió la caja registradora con ahínco y a la rápida aparición de la Policía Nacional en la escena del crimen. Por ello, la mujer recibió un corte de cinco centímetros en el antebrazo izquierdo, aunque, afortunadamente, resultó ser una herida leve. Mientras, los sospechosos de perpetrar el asalto no recuerdan lo sucedido, según alegaron ayer en el juicio celebrado en el Palacio de Justicia de Alicante.

Los dos procesados por estos hechos, acontecidos el 12 de julio de este mismo año, alegaron al magistrado que en esos momentos, en torno a las once de la noche, se encontraban afectados por la ingesta de alcohol y drogas, como indicaron las fuentes jurídicas consultadas. Por ello, no acertaron a detallar si ese cóctel explosivo les llevó a tratar de robar la caja con toda la recaudación del establecimiento.

El Ministerio Público apunta a que los individuos acudieron al local y, mientras uno de ellos hacía la vigilancia en el exterior, uno de los acusados accedió al mismo. Sin previo aviso, el reo sacó una navaja para exigir a la propietaria el dinero de la recaudación, siempre según la versión de la Fiscalía, pero se topó con que la mujer plantó cara. Así, decidió increpar al dueño del 24 horas y reclamar todo el dinero del día. Si no contaban con la férrea defensa de la mujer, menos esperaban que el hombre sacase de debajo del mostrador un cuchillo que hizo a los presuntos cacos huir del lugar.

Los perjudicados salieron tras los sospechosos pero fueron agentes de la Policía Nacional quienes los localizaron y arrestaron pocos minutos después. Los dueños del negocio mantuvieron ayer su versión de lo ocurrido, como apuntaron las citadas fuentes jurídicas.

El acusado de tratar de desvalijar la caja y herir a la víctima se enfrenta a una pena de tres años entre rejas, mientras que la Fiscalía pide para su supuesto compinche dos años y medio de cárcel. Las defensas de los reos, que ejercen los letrados Alejandro Dartis y Vanesa Burillo, solicitaron al juez ayer la absolución para sus patrocinados o, alternativamente, que les rebaje la pena en dos grados por encontrarse afectados por los estupefacientes.

La Fiscalía exige además que los dos procesados indemnicen con 400 euros a la afectada por las lesiones sufridas.