Las Provincias

Pescado interceptado.
Pescado interceptado. / G.C

Intervenida más de media tonelada de pescado fresco inmaduro

  • Se han levantado un total de 10 actas por infracciones administrativas, a comerciantes allí presentes, a un buque pesquero y a la propia Cofradía del puerto de esa misma localidad

La Guardia Civil de Alicante detectó ayer en la lonja del puerto pesquero de La Vila Joiosa un total de 10 infracciones administrativas, según diversas legislaciones de pesca marítima. Debido a esto, se intervino más de media tonelada de pescado fresco, por ser un género aun inmaduro y, con lo cual, prohibido para la comercialización. Los sancionados son diversos comerciantes de la lonja, que estaban vendiendo en ese preciso momento dicho producto, así como un buque de pesca y la propia Cofradía del puerto. El pescado incautado ha sido repartido entre 4 asociaciones y comedores sociales de la zona.

Agentes del SEPRONA de la Comandancia de Alicante, bajo el marco del Plan Anual de Control e Inspección de las Actividades Pesqueras (PACIAP), procedieron en la mañana de ayer, en el puerto pesquero de La Vila Joiosa, a la intervención de varias partidas de productos pesqueros frescos, como consecuencia de ser objeto de posibles infracciones administrativas, en función de las distintas legislaciones reguladoras de la pesca marítima.

El resultado de estas inspecciones fue la intervención de más de media tonelada de pescado fresco de distintas especies, mayoritariamente pulpo, pescadilla y rape, procedentes, presumiblemente, de capturas ilegales, por tratarse todos ellos de ejemplares inmaduros.

Los agentes también se percataron de que esta práctica era ya conocida y, consentida, en la lonja de dicha localidad, ya que observaron una relación directa entre la captura de este tipo de género y su comercialización en dicha Cofradía. Es más, ante la llegada de los agentes, en el momento justo en el que se estaba vendiendo el pescado incautado en el interior de la lonja, varios de los allí presentes se apresuraron a esconder el género en cuestión dentro de sus vehículos o, incluso, debajo de éstos, en cajas, u ocultos tras otros objetos.

Debido a la detección de estas infracciones, se incautó más de media tonelada de pescado fresco y se ha iniciado un total de 10 denuncias administrativas, entre los comerciantes allí presentes sorprendidos con el género, así como a un buque de pesca y a la citada Cofradía.

Reparto del pescado fresco a 4 asociaciones

Tras la intervención del pescado fresco, debido a la imposibilidad de su venta en el mercado, los agentes del SEPRONA decidieron repartirlo entre diferentes asociaciones, comedores sociales y dispensarios de alimentos de la zona, para que la gente más desfavorecida, necesitada de alimento, aprovechara, por lo menos, esta situación.

Las 4 asociaciones en concreto han sido la Asociación EMAUS de Altea, la Asociación de vecinos La Prosperidad San Gabriel de Alicante, el Centro social Residencia de ancianos Santa Marta de La Vila Joiosa y el Cottolengo Padre Alegre de Sant Vicent del Raspeig.