Las Provincias

Piden anular los 'pinchazos' telefónicos que destaparon un laboratorio de anfetaminas

  • La fiscalía solicitaba provisionalmente para los cuatro encausados penas de seis años de prisión por un delito contra la salud público

Los abogados de cuatro acusados han solicitado hoy la nulidad de las intervenciones telefónicas que condujeron a las fuerzas de seguridad a un laboratorio de anfetaminas e la localidad alicantina de Alcalalí.

Según han informado fuentes judiciales, las defensas han planteado esta cuestión previa al inicio de la primera sesión del juicio que debía celebrarse por estos hechos, lo que ha motivado su suspensión.

Esta trama de tráfico de drogas fue descubierta por los 'pinchazos' telefónicos ordenados por un juez en otro procedimiento, que desembocó en la incautación de un importante alijo de hachís en el Reino Unido.

Los responsables de ese alijo fueron juzgados en dicho país, pero tres de los implicados fueron procesados también con posterioridad por un magistrado de Dénia porque, además, querían montar presuntamente un laboratorio para producir anfetaminas en Alcalalí.

De hecho, presuntamente ya habían adquirido los productos químicos necesarios para fabricar la droga y al 'cocinero', el especialista, que debía elaborarla.

El juicio por estos hechos iba a celebrarse desde hoy y hasta el próximo 2 de diciembre en la sección tercera de la Audiencia Provincial de Alicante.

La fiscalía solicitaba provisionalmente para los cuatro encausados penas de seis años de prisión por un delito contra la salud público.

Sin embargo, el tribunal ha suspendido la vista después de que las defensas alegaran la nulidad de las escuchas telefónicas.

Los abogados han denunciado que las prórrogas de esas medidas, incluidas en el sumario original que acabó con el decomiso de hachís, no habían sido incorporadas a la causa del laboratorio de anfetaminas.

A su juicio, la falta de esos documentos invalida todo el proceso por la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal que entró en vigor en 2015, y que obliga a incluir toda esa información en las investigaciones abiertas a raíz de una anterior.

Según fuentes judiciales, la Audiencia de Alicante ha emplazado hoy a la fiscalía a aportar los autos que faltan y a acreditar que los 'pinchazos' telefónicos fueron validados por el tribunal británico que juzgó el alijo de hachís.