Las Provincias

Imagen del motín registrado en el CIE.
Imagen del motín registrado en el CIE. / G.C

El inmigrante del CIE arrestado viajaba en un tren destino a Alicante

  • La Policía Nacional continúa la búsqueda de las otras ocho personas fugadas tras protagonizar un motín en el que resultaron heridos nueve agentes

La Policía Nacional detuvo este martes a uno de los nueve inmigrantes fugados el día antes del Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Sangonera la Verde (Murcia). El arresto se ha producido cuando viajaba en un tren en dirección a Alicante, según han informado fuentes del citado Cuerpo.

En concreto, la detención fue efectuada por agentes de la Brigada Móvil de la Policía Nacional que estaban en funciones de seguridad ciudadana e identificaron al fugado. La Brigada está formada por policías que prestan servicio en medios de transporte como ferrocarriles y ferris o transbordadores marítimos y suelen ir de paisano.

Por otra parte, la Policía Nacional continúa la búsqueda de las otras ocho personas fugadas del CIE tras protagonizar un motín en el que resultaron heridos nueve agentes.

Se trata del tercer incidente que se registra en el centro en los últimos dos meses. El primero de ellos tuvo lugar el 5 de octubre, con 67 fugados, y el otro el pasado día 31 de octubre, cuando se escaparon otros cinco internos.

En esta ocasión, de los nueve agentes de Policía Nacional heridos, cuatro fueron atendidos 'in situ' y los otros cinco en centros hospitalarios con contusiones y suturas, aunque esta recibieron todos el alta esa misma noche.

En el momento del motín había 92 internos en el centro, que tiene capacidad para 138 personas, según el delegado del Gobierno en la Región de Murcia, Antonio Sánchez-Solís, quien destacó que había 20 agentes prestando servicio, con lo que estaba disponible la plantilla del CIE al completo reforzada por miembros de la Unidad de Intervención Policial (UIP).

El delegado explicó que el incidente se produjo sobre las 21.00 horas de este lunes. Al parecer, los internos habían fabricado porras con las varillas de las bocas de las salidas del aire acondicionado arrancadas previamente.

El primer agente que acudió a atender la situación fue agredido por los internos y, a continuación, acudieron más policías con el fin de atender a su compañero y sofocar el tumulto. Sin embargo, los internos amotinados les arrojaron ropa a la que previamente habían prendido fuego, según explicó Sánchez-Solís a Europa Press.

El incidente se saldó con nueve policías heridos con contusiones, tres de ellos de consideración y que requirieron asistencia médica con lesiones que requirieron puntos de sutura en la cabeza y en cejas. No obstante, todos fueron dados de alta durante la madrugada.

Nueve de los internos aprovecharon esa confusión y tumulto para fugarse. En concreto, pudieron acceder al patio, donde emplearon las tapas de los registros del sumidero para hacer agujeros en la malla protectora del perímetro y, a continuación, saltar al foso y trepar el muro exterior.