Las Provincias

La Conselleria inspecciona 900 viveros para prevenir la propagación del 'ébola del olivo'

El pueblo Sainte Lucie de Tallano, en Francia, uno de los primeros puntos donde se detectó esta bacteria.
El pueblo Sainte Lucie de Tallano, en Francia, uno de los primeros puntos donde se detectó esta bacteria. / Pascal Pochard-Casabianca/ AFP
  • Los técnicos de Sanidad Vegetal colocan 18.000 trampas contra el insecto vector en centros de jardinería, parques públicos y privados, hipermercados e incluso puertos y aeropuertos

Aunque la situación en materia de sanidad vegetal de la Comunitat Valenciana es, en general, muy buena, la amenaza de plaga, sobe todo a raíz de la confirmación de la existencia en un centro de jardinería en Manacor de la bacteria de la Xylella Fastidiosa, conocida como el 'ébola del olivo', ha activado todas las alertas en la Conselleria de Agricultura, que ha desplegado ya la primera fase del plan de contingencia iniciado en julio. Esa parte del plan, que hace énfasis en las prospecciones e inspecciones, está suponiendo un amplio despliegue de la red fitosanitaria en viveros, centros de jardinería, grandes hipermercados, jardines y parques públicos y privados y hasta las redondas y carreteras ajardinadas.

Como recuerda el director general de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Generalitat Valenciana, Roger Llanes, estas actuaciones se iniciaron en julio después de que se trazara el plan en aplicación de una directiva de la UE y siguiendo las directrices del Ministerio de Agricultura sobre el marco competencial y de aplicación con el fin de saber qué hacer en cada momento, en qué época del año y dónde realizar la recogida de muestras para prevenir la llegada de la bacteria y, en caso de localizarse, cómo actuar para erradicarlo.

Durante este tiempo, los técnicos del departamento de Sanidad Vegetal ya han visitado 890 viveros y centros de jardinería para incluirlos en una red de trampas específica para capturar posibles insectos vectores y chupadores que transmiten la bacteria fitopatogénica. Hasta el día de hoy, se han analizado 79 insectos capturados y todos han dado negativo en la destructora bacteria Xylella Fastidiosa. Además, se han realizado 90 prospecciones y controles en parques públicos y privados de la Comunitat (en los últimos solicitando permiso a los propietarios).

En total, Roger Llanes asegura que han colocado trampas también en unos mil puntos de plantaciones densas de olivos de la Comunitat, también la parte de la Montaña de Alicante (l'Alcoià-Comtat, centro oleícola de la provincia). En conjunto, hay ya instaladas unas 18.000 trampas en la región. Se han analizado en este medio año 38 insectos susceptibles de transmitir la enfermedad, pero que estaban libres de portar la bacteria, ahonda el director general de Agricultura.

También se han realizado análisis en 400 plantas ornamentales cogidas al azar «porque la Xylella afecta a las plantas de modo asintomático y, en otros casos, se observa por decaimiento del vegetal. «Además, hemos decidido ampliar la red de trampas y prevención a otros objetivos como puertos, aeropuertos, estaciones de autobuses e incluso hipermercados donde hay tránsito legal o accidental de plantas ornamentales», añade Llanes.

La segunda fase del plan de contingencia no ha sido necesario activarlo. Se trataría de erradicar y controlar una eventual plaga. Tanto AVA-Asaja como La Unió de Llauradors se han hecho eco en los últimos días del foco detectado y confirmado de la bacteria en Manacor, en un centro de jardinería. El laboratorio de referencia, que es el del IVIA de la Generalitat, confirmó que la bacteria era Xylella en unos cerezos ornamentales. El origen de las plantas era otro vivero en Tarragona. En estos momentos, hay coordinación entre Sanidad Vegetal de la Comunitat, Cataluña y Baleares, así como con el Ministerio, según el director general de Agricultura.

El gran temor en la Comunitat es que esta bacteria acabe llegando al olivo y se propague después a cítricos, vid, árboles frutales e incluso pinos carrascas que pueblan los bosques, incluso a las carrascas o encinas, admite la Conselleria.

El 'ébola del olivo' ha obligado ya a arrancar millones de ejemplares en la región italiana de Apulia. Se trata de una enfermedad bacteriana que tiene más de 300 huéspedes descritos entre los que se hallan los cítricos, la viña y los frutales. Llanes dice que se sigue con los proyectos de investigación del IVIA y con campañas de sensibilización.