Las Provincias

El Consell negociará con Podemos una mejora de la política fiscal

  • La formación morada ha presentado como enmienda a la ley de acompañamiento a los Presupuestos de 2017 na propuesta para hacer un sistema "más progresivo, justo y equitativo"

El Gobierno valenciano está dispuesto a negociar con Podemos una mejora de la política fiscal con el fin de avanzar "en la senda iniciada el año pasado de hacer del sistema tributario valenciano un sistema progresivo", pero advierte de la necesidad de que el coste fiscal sea "razonable".

Así lo ha afirmado el conseller de Hacienda, Vicent Soler, en los pasillos de Les Corts tras el pleno en el que Podemos ha anunciado que ha presentado como enmienda a la ley de acompañamiento a los Presupuestos de 2017, una propuesta de reforma fiscal para hacer un sistema "más progresivo, justo y equitativo".

Soler, quien se ha mostrado "contento" con los pasos dados por el Consell, ha afirmado que no se cierran "a ninguna negociación suplementaria para mejorar" el sistema fiscal pero ha dicho que quiere ir a la mesa de negociación sobre el nuevo sistema de financiación "habiendo hecho los deberes con coherencia".

En este sentido, ha señalado que si es necesario hacer mejoras el Gobierno valenciano está "abierto a cualquier consideración", pero ha asegurado que esa progresividad y esas reformas "han de tener un coste fiscal razonable".

Ha afirmado que el Consell tendrá "más autoridad para reivindicar aquello que es justo si tiene los deberes hechos y eso significa sacar toda la lógica constitucional a las responsabilidades tributarias que tenemos en este momento y eso es lo que estamos haciendo", ha apuntado.

Soler ha afirmado que se trata de negociar, hablar y combinar esas dos cosas, y ha destacado que existe coincidencia entre Podemos y el Gobierno valenciano "para revertir el aspecto regresivo" del sistema fiscal valenciano y ahora toca ver si se puede mejorar el planteamiento del Consell, atendiendo al coste fiscal.

El conseller de Hacienda también se ha referido a las acusaciones de machista por parte del PP por haber respondido en el pleno a la portavoz adjunta del PP Eva Ortiz, quien le llamaba "cabezón" desde el escaño, lanzándole un beso con la mano.

Soler ha dicho que se ha tratado de "una reacción espontánea" que tiene que ver con su manera de ser "de responder con amabilidad" frente a un trato que considera "no amable".

"Frente a una actitud que no era amable, me ha salido espontáneamente una reacción de amabilidad a la persona, no a la mujer", ha defendido el conseller, quien ha lamentado que se quiera sacar de contexto ese gesto, y ha dicho que su "vocación para tratar a la mujer como persona está más que asegurada".