Las Provincias

Un neurólogo realiza un trabajo, en una imagen de archivo.
Un neurólogo realiza un trabajo, en una imagen de archivo. / A. G.

La Comunitat es la tercera con menos neurólogos por habitante

  • Solo el 16 % de los hospitales con servicios de urgencia tiene a estos profesionales de guardia

La Comunitat Valenciana es la tercera comunidad autónoma española con menor número de neurólogos por habitante, según ha denunciado hoy la Sociedad Española de Neurología (SEN), que ha añadido que solo el 16 % de los hospitales con servicios de urgencia tiene neurólogos de guardia.

Así lo ha manifestado el vicepresidente y responsable de Relaciones Institucionales de la sociedad, José Miguel Láinez, en la rueda de prensa de presentación del II Plan Estratégico Nacional para el Tratamiento Integral de las Enfermedades Neurológicas (PENTIEN II), donde ha lamentado que la Comunitat "no sale de las mejores paradas".

En este sentido, ha explicado que, aunque todos los hospitales generales de la Comunitat tienen servicios de neurología, la cifra de profesionales de este ámbito es de 3,35 por cada 100.000 habitantes, y que Castellón, con 3,14, es la provincia valenciana con menos neurólogos.

Para prestar un servicio óptimo, ha explicado Láinez, sería necesario aumentar ese número hasta los 5 neurólogos por cada 100.000 habitantes, cifra recomendada por la OMS.

En total, en la Comunitat existen 6 servicios de neurología, 10 secciones y 11 unidades integradas en el servicio de medicina interna, además de 21 unidades especializadas en diferentes enfermedades neurológicas.

"La sociedad valenciana debe demandar, igual que la sociedad española, un aumento de los recursos neurológicos", ha considerado el vicepresidente de la SEN, que ha lamentado que la escasez de profesionales genera "tiempos de consulta demasiado cortos y listas de espera demasiado largas".

A juicio del neurólogo, lo ajustado de las plantillas para la asistencia no permite que los profesionales puedan dedicarse a la investigación, además de que puede "condicionar que una enfermedad potencialmente recuperable deje secuelas graves en el paciente", según el responsable de Comunicación de la SEN, Pablo Irimia.

Irimia ha insistido en la necesidad de aumentar el número de neurólogos en los servicios de urgencias, y ha señalado como alternativas la implantación de un sistema ágil de derivación a profesionales especializados o la atención telemática, presente en un 12 % de los hospitales de urgencias.

La telemedicina permite a los neurólogos evaluar al paciente a distancia, con lo que pueden dar instrucciones al médico de guardia acerca del tratamiento.

En este sentido, el presidente de la Sociedad Española de Neurología, Óscar Fernández, ha reivindicado que la sanidad española y la valenciana son "bastante buenas", si bien existen "inequidades" entre territorios.

"Queremos que todos los pacientes españoles tengan las mismas oportunidades, pero eso no se cumple porque tenemos 17 sistemas de salud distintos", ha criticado Fernández, que ha lamentado que existan "diferencias brutales" entre comunidades.

En total, los datos del PENTIEN estiman que, en España, 7,5 millones de personas sufren enfermedades neurológicas, y que, de ellas, 1,5 padecen enfermedades graves.

A nivel nacional tampoco se alcanza el número de neurólogos por cada 100.000 habitantes propuesto por la OMS, que en este caso se queda en 3,40, por lo que Fernández ha reivindicado la necesidad de contar con un mínimo de 800 neurólogos más en los hospitales españoles.

Además, deberían contar con entre 3 y 6 camas dedicadas a neurología, y se debería alargar el tiempo de consulta para pasar de 10 minutos a 25-45.

El presidente de la sociedad ha insistido asimismo en la necesidad de formación continua, y ha afirmado que España necesita 300 profesores de neurología, de los que actualmente solo cuenta con menos de 100.

En este sentido, se ha mostrado muy crítico con el nuevo programa de formación de especialistas en el que trabaja el Ministerio de Sanidad, que contempla una formación troncal de dos años común a distintas especialidades, y ha reivindicado que debe haber un mínimo de 3 años de formación especializada.

"Confiamos en la sensibilidad de la nueva ministra", ha asegurado Fernández, que ha recordado que "quien no tiene en cuenta las sugerencias de los que saben se convierte en culpable" y ha añadido que las medidas del PENTIEN, que "miran a los pacientes", no son "costosas".