Las Provincias

Aceptan pagar 12.000 euros por rajar el cuello a un joven con el que discutieron

fotogalería

Los tres acusados, sentados en el centro entre los intérpretes, antes de aceptar el pago de la indemnización, ayer. / Joaquín P. Reina

  • La Fiscalía pide de inicio siete años de prisión para tres acusados de atacar a la víctima con una botella rota de cava a las puertas de un pub de Alicante

La brutal agresión a un joven ocurrida hace cinco años a las puertas de un establecimiento de ocio nocturno de la ciudad de Alicante podría quedar zanjada el próximo viernes. Los tres acusados de atacar a la víctima con una botella rota de cava y cortarle el cuello mientras dos de ellos lo sujetaban se han comprometido a abonar la indemnización de 12.000 euros que reclaman las acusaciones. Así, podrían beneficiarse de una rebaja en las peticiones de pena de la Fiscalía y de la acusación particular, que alcanzan los 7 y 10 años de prisión respectivamente, por un delito de homicidio en grado en tentativa.

Por ello, el tribunal de la Audiencia Provincial que debe enjuiciar a los reos, todos ellos ciudadanos británicos, aplazó ayer la vista hasta el próximo viernes a fin de que paguen el montante mediante una transferencia internacional.

Se trata de unos hechos que se remontan a la madrugada del 12 de noviembre de 2011. Junto a las puertas de un conocido pub de la calle López Torregrosa, junto a la Rambla de Méndez Núñez de la capital, los tres procesados y la víctima mantenían una discusión que por poco no acabó en tragedia. En un momento dado, los implicados cogieron unas botellas de cava. La Fiscalía detalla que uno de los reos escondía una rota -o la rompió en ese momento-, y le lanzó al menos cinco golpes al cuello mientras sus compinches retenían al perjudicado, siempre según la versión del Ministerio Público.

El joven, representado en la causa por la letrada Pilar Albandea, sufrió heridas en el cuello que le han dejado diversas cicatrices en forma de cinco en la zona afectada. Además, según recoge en su escrito la acusación pública, el perjudicado padece desde entonces un trastorno neurótico reactivo con ansiedad ante la mirada de los demás y la observación.

Por su parte, José Manuel Alamán, José Luis Sánchez Calvo y Enrique Botella, abogados de los tres acusados, presentaron un escrito al tribunal de la Sección Tercera en el que se comprometen a que sus patrocinados paguen la indemnización a fin de alcanzar un acuerdo entre las partes por el que aplicarles las atenuantes de dilaciones indebidas y reparación del daño. Los procesados se mostraron conformes con el devenir de la vista y en el mismo acto de ayer fueron citados para el próximo viernes.