Las Provincias

El Gobierno tiene dos semanas para aprobar los contenidos de la reválida

Protesta de estudiantes contra las reválidas organizada frente a la Delegación del Gobierno. :: d. torres
Protesta de estudiantes contra las reválidas organizada frente a la Delegación del Gobierno. :: d. torres
  • El ministerio programa contra reloj las tres reuniones necesarias para que la nueva normativa tenga «toda la seguridad jurídica»

El 30 de noviembre es el plazo límite para que la orden ministerial que recoge los contenidos de la nueva reválida de Bachillerato sea oficial a través del BOE. Es decir, apenas quedan dos semanas y hay trabajo por hacer. El departamento que dirige Íñigo Méndez de Vigo está programando las reuniones preceptivas para que el borrador, donde también se detallan las características de la evaluación, llegue a buen puerto. Y es que tal y como alertan fuentes jurídicas, si se sobrepasara la fecha citada un recurso en los tribunales podría poner en serios aprietos su vigencia. Además, son varias las comunidades autónomas que han anunciado o presentado iniciativas judiciales para frenarla.

Al fin y al cabo, el plazo fijado no se basa en ninguna declaración pública, sino que forma parte del real decreto que la desarrolla y que fue aprobado a finales de julio. En esa normativa quedaba claro que a través de una orden posterior se concretarían los contenidos que caerían, el tipo de preguntas, la duración y las fechas para realizarlas.

El Gobierno ya ha fijado las tres reuniones necesarias para que la evaluación «se aplique con normalidad y con todas las garantías desde el punto de vista jurídico», tal y como explicaron fuentes del ministerio. Una de ellas es la Conferencia Sectorial de Educación, en la que se convoca a los consejeros de las autonomías y que se celebrará el jueves 24 para tratar, entre otros puntos, el borrador de la orden.

Previamente se organizará la Comisión General de Educación, a la que suelen acudir cargos del segundo escalón para preparar la anterior. Ya la pasada semana se impulsó un encuentro de carácter técnico para perfilar detalles. Aunque las dos reuniones pendientes puedan resultar convulsas por el rechazo autonómico a la prueba, ni hay que votar ni aprobar ningún punto. Más bien se informará a los asistentes del borrador y se discutirá sobre el mismo, dando cumplimiento a uno de los trámites necesarios para que la orden se publique con garantías.

La otra cita indispensable tiene que ver con el Consejo Escolar del Estado. Su comisión permanente ha sido convocada este jueves para ser informada de la propuesta del ministerio para ocupar la presidencia, que recaerá en el director general de Formación Profesional, Ángel De Miguel Casas. Con este paso se abre la puerta a que su nombramiento se oficialice al día siguiente en el Consejo de Ministros.

De esta forma el organismo consultivo ya podrá abordar la elaboración del dictamen preceptivo sobre el borrador. Hay que recordar que tras quedar descabezado por la jubilación de su predecesor y la imposibilidad del Gobierno de nombrar nuevo presidente al estar en funciones, no se podía convocar al consejo para elaborarlo.

Con el dictamen y la tramitación del borrador en la Conferencia Sectorial sólo quedará la publicación en el BOE. Eso sí, de los plazos manejados se desprende que llegará sobre la campana, lo que implica que los docentes de 2º de Bachillerato dispondrán de unos seis meses para poder preparar la reválida con toda la información disponible.

No se puede olvidar que más allá de abordar el contenido curricular, se trata de un curso muy enfocado hacia la superación de la prueba, que servirá para acceder a la universidad. El retraso en su concreción llevó a todas las comunidades autónomas a solicitar al ministerio una prórroga de la Selectividad actual.