Las Provincias

Una ambulancia dirección al Hospital de Alicante.
Una ambulancia dirección al Hospital de Alicante. / C. R.

Piden 4 años de prisión a un padre que lesionó a su bebé con bruscos zarandeos

  • El progenitor, de 34 años, causó graves daños cerebrales a la criatura de solo tres meses, aunque alega que sucedió de forma accidental

Un tribunal sentará en el banquillo a un hombre acusado de lesionar de gravedad a su bebé por provocarle el conocido síndrome del bebé zarandeado. La criatura, como consecuencia de los constantes movimientos bruscos que sufrió, tuvo que ser intervenida hasta en tres ocasiones en el Hospital General de Alicante por los importantes daños cerebrales que le van a dejar secuelas durante todo su desarrollo y para el resto de su vida a nivel cognitivo, conductual y emocional. El Ministerio Público reclama para el progenitor, de 34 años y nacionalidad boliviana, una pena de cuatro años entre rejas por un delito de lesiones con la agravante de parentesco.

El hombre reconoció los hechos, pero alegó durante la instrucción del caso que el episodio se produjo de forma accidental, ya que se encontraba jugando con la pequeña de solo tres meses cuando tuvo que ser ingresada en la UCI del hospital de la capital alicantina, según detallaron fuentes cercanas al caso. Todo ello, pese a las advertencias de los pediatras de los peligros de agitar con excesiva fuerzas a los bebés hasta que no sobrepasan determinada edad.

Un juzgado de instrucción de la capital indagó en lo sucedido para poder determinar si los hechos se produjeron por la imprudencia del hombre por los juegos o de forma intencionada para hacer callar a la pequeña en momentos de lloro. Así, hasta que finalmente procesó al sujeto y la Fiscalía ha formulado su acusación formal.

Igualmente, la versión del procesado se contradice con la acusación, ya que la investigación apunta a que los zarandeos se produjeron durante todo el año 2015 hasta que el 14 de abril de ese año la cría padeció el conocido como 'shaken syndrome baby', tal y como lo describe la terminología médica. Es decir, que el bebé presentaba una hemorragia entre el cráneo y el cerebro y en las retinas, así como fracturas en varias costillas (todavía cartílagos) por la presión ejercida en la zona costal. Los médicos tuvieron que intervenir al día siguiente del ingreso de la menor además de en los meses de abril y mayo.

La pequeña necesita desde entonces tratamiento farmacológico y rehabilitación, y precisó 511 días para curar de las severas lesiones y no por completo, pues su vida se verá marcada por las sacudidas supuestamente provocadas por el padre. Los médicos deberán realizar un seguimiento constante de su evolución para poder diagnosticar posibles trastornos neuropsicológicos. Por su parte, el Ministerio Fiscal pide el sobreseimiento de la causa para la madre, quien se encuentra investigada por si participó por omisión en los hechos por los que se encuentra acusado el progenitor. La mujer no deberá, en el caso de que el juzgado acepte la petición del fiscal, sentarse en el banquillo.

No obstante, este diario ha podido saber que el progenitor se encuentra en paradero desconocido tras haber prestado declaración en sede judicial, por lo que su localización para que dé explicaciones y responda por lo sucedido en un juicio se puede complicar. Además de la pena de cárcel, la acusación pública pide una indemnización de 22.520 euros para la pequeña por los días que tardó en curar de las heridas y otros 6.000 euros por las secuelas.

Por hechos similares, la Policía Nacional de Alicante apresó en marzo de este mismo año a un hombre de 30 años acusado también de causar lesiones cerebrales a su bebé de dos meses. El arrestado alegó que, en ocasiones, lo zarandeaba con violencia cuando lloraba, según informaron entonces fuentes próximas a la investigación.

Peor parado resultó un pequeño de Córdoba que quedó en coma después de que su padre supuestamente lo agitara de forma tan brutal que perdió la consciencia. El bebé llegó incluso a convulsionar hasta que cayó en coma y tuvo que ser ingresado en la UCI.