Las Provincias

La aplicación de la jornada continua ya suma cinco recursos en los tribunales

Concentración en Elche para reclamar la jornada continua, en una imagen de archivo. :: matías segarra
Concentración en Elche para reclamar la jornada continua, en una imagen de archivo. :: matías segarra
  • La plataforma crítica con la nueva modalidad impulsará acciones judiciales contra los centros que incumplan la normativa reguladora

Los tribunales valencianos tendrán que pronunciarse sobre la aplicación de la jornada continua en varias ocasiones. La normativa que regula el cambio horario, que consiste en concentrar las sesiones lectivas durante la mañana, suma al menos cinco recursos en los tribunales de justicia, según se desprende de la información publicada en el Docv. Lo llamativo es que los últimos contenciosos presentados llegan por parte de padres afectados. Es decir, a diferencia del primero, promovido por la Federación Católica de Apas de Valencia, se han impulsado a título individual. Y todos se refieren a escuelas públicas de Alicante, la provincia donde más se está extendiendo la nueva organización escolar.

Exactamente, han presentado contenciosos padres de los colegios El Palmeral (dos en este caso) y La Marina de Elche, además del referido al Ceip Voramar de Alicante. Se formalizaron antes de que llegaran las votaciones del pasado septiembre con la intención de frenar el proceso, si bien no se consiguió, pues las diferentes medidas cautelares solicitadas fueron denegadas por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat (Tsjcv).

Tal y como explica una de las recurrentes, en su centro finalmente no se alcanzaron los apoyos necesarios (al menos el 55% del censo total de padres), lo que no ha impedido que de cara al próximo ejercicio se vaya a intentar de nuevo. «La situación te acaba generando impotencia. Lees proyectos que presentan en los centros y hay afirmaciones completamente subjetivas, como que es positiva para los alumnos, pero sin incluirse ningún aval científico. En cambio, hay pronunciamientos de pediatras, sociólogos e incluso un informe de la propia conselleria que la desaconsejan», señala la misma fuente. Se refiere al estudio preliminar de nueve de los 31 colegios que con el PP aplicaron el horario de manera experimental y que acreditó un ligero aumento del alumnado repetidor y un descenso del rendimiento en las pruebas diagnósticas, si bien abogó por seguir con la evaluación para poder extraer conclusiones definitivas.

El informe fue muy criticado por los sindicatos, que alegaron que los resultados bien podrían justificarse por otras variables como la reducción de profesorado o el aumento de las ratios, o que apuntaran a una situación puntual y no a una tendencia por referirse a un solo ejercicio. En cualquier caso, nunca llegó a finalizarse teniendo en cuenta que los actuales gestores han afirmado que no existe.

Otro de los padres recurrentes, que forma parte de la Plataforma Jornada Partida, explica que en su contencioso se cuestiona que el cambio se permitiera con el periodo de matrícula ya cerrado. «Se ha dado la situación en municipios y zonas de Alicante ciudad donde no hay oferta de jornada partida. Es decir, los padres que no quieren la continua no tienen posibilidad de cambiarse», asegura, antes de lamentar la falta de planificación. También se pone en tela de juicio que la orden permita, en caso de que las votaciones sean negativas, que desde el centro se impulse el proceso cada año. «Si sale, los padres tienen que asumirla tres ejercicios consecutivos. Si no sale, los docentes pueden pedirla curso tras curso», critica.

La citada plataforma, que se muestra más que escéptica con los supuestos beneficios que genera la jornada continua entre el alumnado, también tiene en mente impulsar más contenciosos, en este caso contra los proyectos aplicados en los centros que contravienen la orden reguladora. Fuentes de la organización explicaron que están recopilando información sobre actividades extraescolares de pago, que no se pueden ofertar durante el horario escolar (hasta las 17 horas), o de incumplimientos relacionados con el comedor, ya sea por los tiempos empleados o por plantear la posibilidad de que algunos grupos coman en las propias aulas por no tener más margen de maniobra.