Las Provincias

El PP exige a Puig que paralice la propuesta de una tasa turística

  • El diputado Fernando Pastor lamenta por otro lado "la negativa del Consell a cumplir su promesa de crear una Conselleria de Turismo con sede en Benidorm"

El portavoz de Turismo del grupo parlamentario popular en Les Corts Valencianes, Fernando Pastor, ha exigido al president del Consell, Ximo Puig, que "corte de raíz los amagos de su conseller de Hacienda y las propuestas de su socio", Podemos, sobre la implantación de una nueva tasa turística.

El diputado popular señala en un comunicado que con esta propuesta el conseller de Hacienda, Vicent Soler, y Podemos "reavivan un debate que genera confusión e incertidumbre entre el sector", y lamenta por otro lado "la negativa del Consell a cumplir su promesa de crear una Conselleria de Turismo con sede en Benidorm".

Para Pastor, además, "la pugna entre el conseller Soler y el secretario de la Agencia Valenciana de Turismo, Francesc Colomer, no es nueva", ya que asegura que "desde el primer día mantienen un conflicto sobre la aplicación de un nuevo gravamen para los establecimientos hoteleros de la Comunitat".

El diputado popular ha explicado que "esta misma semana Soler ha hablado de las bondades de la tasa turística al presentar los Presupuestos de la Generalitat para 2017 en Alicante", y considera estas afirmaciones como una "provocación en toda regla, ya que en ese momento todo el equipo de Turismo de la Comunitat se desplazaba a Londres para participar en la World Travel Market".

Además, agrega, "el problema se agranda porque ha aparecido un nuevo actor en escena que ve con buenos ojos y exige la implantación de la tasa a los establecimientos hoteleros: Podemos".

Según Pastor, "sospechamos que Compromís también es partidario del nuevo impuesto y ello significa que más pronto que tarde habrá tasa, es sólo cuestión de tiempo".

Por ello, pide al president de la Generalitat que "dé la cara y ponga fin a un debate que genera incertidumbre entre el sector turístico", y advierte de que esta tasa impositiva "apenas supondría 30 millones de euros de ingresos para las arcas públicas pero provocaría un notable descenso en el número de visitantes por el incremento de precios".