Las Provincias

La directora del mejor colegio del mundo defiende los deberes adaptados a cada alumno

La directora del Saunalahti School, considerado el mejor centro educativo de Finlandia y del mundo, Hanna Sarakorpi, defendió ayer la importancia de los deberes «para que los padres sepan qué tipo de dificultades tienen sus hijos», pero adaptados a cada alumno. «Hablamos de media hora, como máximo una hora de trabajo en casa», afirmó Sarakorpi en la jornada pedagógica organizada en Valencia por Rubio con motivo de su 60 aniversario y que reúne a 200 educadores y pedagogos.

Sarakorpi explicó que cada niño «es único, con diferentes capacidades», por lo que «es importante que el profesor le asigne los deberes adecuados» para que trabajen en casa pero «que no sean excesivamente difíciles para ellos», algo que en su colegio, se trata con los padres en reuniones a lo largo del curso.

La directora señaló que su objetivo es que los alumnos «se conozcan a sí mismos, sus fortalezas y debilidades», y que sientan que están integrados en la comunidad.