Las Provincias

Aplican por primera vez en el país una técnica 3D para operar tumores cerebrales por la nariz

El equipo médico, con gafas 3D, durante la intervención del paciente con el nuevo dispositivo.
El equipo médico, con gafas 3D, durante la intervención del paciente con el nuevo dispositivo. / LV
  • El Hospital de Alicante, que ha recibido la visita en un curso del máximo referente en el mundo en la especialidad, utiliza de forma pionera una cámara que ofrece una visión tridimensional

El Hospital de Alicante ha probado de forma pionera en el país un dispositivo 3D para operar tumores de base de cráneo a través de la nariz. La cámara se ha utilizado con éxito en dos pacientes ofreciendo al equipo médico una visión tridimensional, lo que mejora la orientación espacial, la percepción de la profundidad y ofrece una mayor precisión.

La cirugía para el tratamiento de tumores benignos y malignos de base de cráneo se realiza en el centro hospitalario desde 1992 participando los servicios de Otorrinolaringología y Neurocirugía. Se trata de una cirugía de alta complejidad debido a las estructuras anatómicas vasculonerviosas en el cerebro.

Fue en 1998 cuando en la Universidad de Pittsburgh (Pensilvania, USA) nació el concepto de 'Abordaje endoscópico endonasal expandido'. Se demostraba la posibilidad de tratar estos tumores desde la nariz -técnica conocida como endoscópicas endonasales- evitando realizar al paciente una craneotomía. Este último procedimiento supone abrir y extraer una pequeña porción del cráneo para que el cirujano acceda al cerebro, lo que lleva más complicaciones y riesgo de secuelas.

«Durante mucho tiempo los neurocirujanos abrían la cabeza para operar con lo que eso supone por lesiones, secuelas y porque es traumático hasta que la Universidad de Pittsburgh desarrolla una nueva técnica que es quitar los tumores cerebrales por la nariz. Nuestros jefes de los dos servicios operaban la base de cráneo pero no con la técnica endoscópica. Tras formarnos el doctor Abarca y yo en el centro de referencia empezamos a hacerlo y de forma sistematizada», explica Irene Monjas, especialista del servicio de Otorrinolaringología. Desde el año 2010 se han tratado más de 100 casos de una amplia variedad de tumores asentados en la base de cráneo.

Cirugía a 4 manos

Combinando la experiencia endoscópica por parte de los otorrinolaringólogos junto con la experiencia quirúrgica por parte de los neurocirujanos, se creó un nuevo concepto de cirugía endoscópica a 4 manos. En esta técnica ambos especialistas colaboran estrechamente durante la intervención favoreciendo la extirpación de tumores cerebrales a través de la nariz y consiguiendo una cirugía mínimamente invasiva, con menor riesgo y menor tasa de complicaciones en el paciente.

Para estas cirugías habitualmente se usan endoscopios 2D, que mejoran la visión y la iluminación del campo quirúrgico con respecto a los abordajes tradicionales con microscopios que son más agresivos. Sin embargo, el inconveniente es que ofrecen una imagen plana al perder la visión tridimensional. Por este motivo, en los últimos años se ha intentado desarrollar endoscopios 3D. Según destaca Monjas, «somos los primeros que lo hemos utilizado en España». El dispositivo se probó con dos pacientes este pasado verano y «se notó mejoría fundamentalmente en la precisión quirúrgica al ver la profundidad y la calidad de la imagen», señala la especialista, quien matiza que respecto al 2D ambas cámaras tienen sus pros y sus contras. El 3D facilita al cirujano una visión real estereoscópica de lo que está sucediendo delante de la óptica durante la cirugía, pero para algunos profesionales «puede también marear un poco por las gafas».

Por el momento, el futuro en esta especialidad, donde se ha avanzado mucho en los últimos años, pasa por mejorar la calidad de la imagen y la instrumentalización y en el caso del hospital, por ampliar las zonas anatómicas del cerebro donde se interviene. De ahí los cursos que se van organizando.

La última formación que impartió el General de Alicante sobre anatomía de la nariz y base de cráneo se hizo en octubre y contaron con el especialista Paul Gardner, de la Universidad de Pensilvania, el neurocirujano que inició la base de cráneo y considerado el mejor del mundo, quien habló de su experiencia y de las ventajas de intervenir los tumores cerebrales por la nariz. El curso combinaba la cirugía en directo que se transmitía desde el quirófano al salón de actos y con charlas de anatomía 3D -el servicio del Hospital de Alicante y el de Sevilla son los únicos que hacen esta formación en tres dimensiones-. «Estamos hablando probablemente del número uno en endoscopia. Gardner solo opera con su otorrino, pero cuando vino al hospital no tuvo ningún problema en hacerlo con el neurocirujano Javier Abarca y yo; fue una sorpresa», recuerda Monjas.

La Unidad de Base de cráneo de Alicante está formada por Neurocirugía (dirigida por el doctor Pedro Moreno), Otorrinolaringología (por el doctor Guillermo Severá desde 2016 y antes por el especialista Juan Ramón Gras) y por el servicio de Endocrinología (con el doctor Antonio Picó a la cabeza), que deriva la mayoría de los casos.