Las Provincias

Los sanitarios deberán controlar a 5.500 mujeres con riesgo de sufrir una ablación

Una mujer se dirige con su hijo a una consulta en un centro de salud.
Una mujer se dirige con su hijo a una consulta en un centro de salud. / Pablo Sánchez-Nikond
  • Los padres que viajen con su hija a los países de origen firmarán un compromiso preventivo y a la vuelta la menor se someterá a un examen médico

El sistema sanitario público ofrecerá un seguro a las niñas que estén en claro riesgo de ser sometidas a una ablación. Las familias que viajen con su hija a los países de origen deberán firmar un compromiso de prevención para garantizar que la menor no sufrirá una mutilación. A la vuelta se le realizará un examen médico. Una cita con el pediatra del centro de salud a la que están obligados a llevar a la niña o, de lo contrario, se pondrá en alerta a los servicios sociales municipales y al juzgado de guardia.

Esta es una de las líneas de actuación que recoge el nuevo protocolo elaborado por la Conselleria de Sanidad y que tendrá que aplicarse en todos los departamentos de salud. El objetivo es controlar a cerca de 5.500 mujeres en la Comunitat, de las que 1.268 son menores de 15 años, que están en riesgo potencial de ser sometidas a esta técnica mutilatoria. El protocolo incluye, además, la cirugía reconstructiva.

La consellera de Sanidad, Carmen Montón, presentó ayer el documento que establece un conjunto de actuaciones de carácter multidisciplinar e integral para abordar la ablación como es la detección precoz y la prevención, para lo que se va a formar al personal sanitario a partir del mes de enero. El protocolo ha sido elaborado por profesionales de atención primaria y especializada, de centros de salud sexual y reproductiva, de centros de salud pública y ha contado con la colaboración de líderes comunitarios del ámbito asociativo, quienes ayudarán a sensibilizar a la población. Una comisión de seguimiento evaluará periódicamente que la hoja de ruta se está cumpliendo.

Según el mapa de riesgo de la Conselleria, 5.429 mujeres y niñas residentes en la Comunitat vienen de 23 países donde se practica la mutilación. Este mapa recoge en qué departamento de salud están asignadas las menores. Principalmente proceden de Nigeria, Senegal y Etiopía.

La consellera de Sanidad, Carmen Montón, explicó ayer que «cualquier niña que viva en la Comunitat, sea cual sea su origen, debe sentirse segura y, como profesionales sanitarios debemos implicarnos en proteger su integridad física y psicológica. Por eso, la detección precoz y la prevención de la mutilación genital, como una forma más de violencia de género, debe ser una de nuestras prioridades aunque afortunadamente no sea un problema muy prevalente en la práctica cotidiana de nuestros centros».

Cirugía reconstructiva

En el protocolo se detallan consejos para la atención en consulta, también se recogen los centros y servicios que pueden establecer un diagnóstico, cómo deben realizarse las remisiones de pacientes y los criterios de actuación según la edad.

En el caso de las menores que vayan a viajar de forma inminente a sus países se ha diseñado el documento de 'Compromiso Informado de Prevención de la Mutilación Genital Femenina', que deberá ser firmado por la madre, el padre o el responsable de la menor y por el pediatra o médico. En este documento e se certifica que no se ha detectado alteración en la integridad de los genitales de la niña y se informa a los progenitores de las consecuencias legales en España de practicar la mutilación.

Este compromiso preventivo, según la Conselleria, es un seguro para la menor pero también para los progenitores porque «pueden justificar de esta forma ante sus familiares la negativa a realizar la práctica por miedo a ir a la cárcel a su regreso a España».

De hecho, la niña deberá ser revisada de nuevo en el centro de salud cuando vuelva del viaje y, «en caso de no acudir a la cita o de presentar cualquier tipo de mutilación, los hechos se pondrán en conocimiento de los servicios sociales municipales y el juzgado de guardia», advirtió Montón.

Otra de las líneas de actuación es la cirugía de reconstrucción que está en marcha desde el pasado mes de junio en el Hospital Doctor Peset. La unidad ha realizado cinco intervenciones y tiene previstas dos más, a una menor de 11 años procedente de Senegal y a una mujer con una mutilación tipo III, la más agresiva. Además, ha atendido a otras siete mujeres que reciben apoyo psico-sexual y que no requieren cirugía.