Las Provincias

Captura de imagen de la promoción del documental.
Captura de imagen de la promoción del documental. / FACEBOOK/NOVELDAJAPON

De Novelda a Japón sin un euro

  • Con una cámara de vídeo en mano, es la aventura que hace ocho años completó el alicantino Alfredo Navarro, ganador de un Goya en 2016 al mejor documental, que ahora ha decidido rescatar

Recorrer la distancia que separa Novelda de Japón sin un euro en el bolsillo y con la única compañía de una cámara de vídeo es la aventura que hace ocho años completó el director de cine alicantino Alfredo Navarro, ganador de un Goya en 2016 al mejor documental, que ahora ha decidido rescatar.

Navarro, que se hizo con el Goya por el documental "Sueños de Sal", se ha propuesto recuperar un proyecto que tenía olvidado en el cajón para contar la historia de cinco personas que le acogieron y ayudaron en su trayecto hasta el país nipón.

El proyecto nació en 2008 cuando el realizador dejó su trabajo en televisión para emprender una aventura personal que le llevó por ciudades como París, Venecia (Italia), Berlín, San Petersburgo (Rusia) y Osaka (Japón), entre otras.

En su momento, su viaje quedó reflejado con la edición del libro "Mi diario de Bitácora" (2011) y en cuatro cortometrajes de género documental, por lo que ahora la intención de Navarro es recuperar ese trabajo, darle forma y ampliarlo hasta desarrollar un largometraje de estética social y cultural.

El objetivo principal es, como ya hizo con "Sueños de Sal", relatar la vida de aquellas personas que le ayudaron a alcanzar su objetivo de llegar a Japón, con especial hincapié en cinco de ellas: Miriam Zanoner, Lalaina Raharison, Segundo Castillo, Nathalia y una familia de colombianos asentados en Osaka.

Así, se podrá ver la cara más "triste y envejecida" de la turística Venecia o la vida diaria de una hija de colonos franceses en Madagascar y de una colonia latinoamericana en Berlín y Japón.

En una entrevista concedida a Efe, Navarro ha revelado que, tras el éxito de "Sueños de Sal", centró sus esfuerzos en el rodaje y producción de una película de ficción, pero ha desistido por ahora de su empeño para "cerrar una etapa" de su vida y quitarse "una 'espinita' clavada".

Ha reconocido que ganar el Goya le ha abierto puertas que antes tenía cerradas, pero también ha resaltado que el material del que dispone, visto ahora desde la lejanía que le aporta el tiempo, es "muy potente".

"Aunque recupere el material que grabé, para mí el proyecto es nuevo", ha asegurado, del mismo modo que ha desvelado que la experiencia vital que le aportó ese viaje la reflejó, casi inconscientemente, en "Sueños de Sal".

El punto base de la historia es "mostrar cómo un viaje de aventura se convierte en una lección de solidaridad" y no, como a priori se podría pensar, contar la historia de un chico joven que consigue recorrer sin dinero los más de 10.000 kilómetros que separan Novelda de Japón.

A pesar de que la historia se centre en esas personas, el joven Navarro queda retratado en la historia, siendo un protagonista involuntario más.

Con la intención de enriquecer el documental, el realizador alicantino añadirá diversos cortometrajes de animación, intercalados en la historia general, que narrarán las vivencias que no grabó en vídeo pero que, sin embargo, quedaron guardadas para siempre en forma de recuerdos.

En definitiva, una historia de solidaridad, lucha por los sueños y evolución de las personas que necesita ahora de financiación para ver la luz a mediados de 2017.

Para sufragar los gastos de edición, post-producción y distribución, Navarro ha lanzado una campaña de 'crowfunding' en la web 'www.novelda-japon.es', donde particulares y empresas pueden colaborar.