Las Provincias

Montón advierte de que la deuda de las concesionarias puede aumentar

La consellera de Sanidad, Carmen Montón, recordó ayer a las concesionarias sanitarias que «el órgano competente» para proceder a las liquidaciones anuales es su departamento y apuntó que cuando se concluyan los informes pendientes de resolver la cuantía que adeudan a la administración puede superar los 260 millones detectados hasta ahora.

Montón explicó que esta cantidad es «la primera estimación» realizada por los técnicos de la Conselleria, pero que «puede que haya variaciones probablemente al alza». Se trata de las cuantías provisionales pendientes de resolver de las liquidaciones de Dénia y Manises de 2009 a 2014, y Elche de 2010 y 2014.

Al respecto, explicó que todavía no se ha puesto en contacto con las empresas que gestionan la sanidad en estos departamentos porque aún «se está terminando los últimos informes» y «cuando estén concluidos se procederá a efectuar la liquidación». En cualquier caso, recordó a las concesionarias que «el órgano competente» para proceder a la liquidación es la Conselleria y no las comisiones mixtas «como parece que se hacía» hasta ahora. Por tanto, recalcó que están «siguiendo la legalidad y el camino que marca la ley» y que «corrobora la Intervención de la Generalitat». De este modo, establecerán las liquidaciones cuando tengan «todos los estudios realizados y ultimados».

La intención de Sanidad es que la primera de las reversiones se lleve a cabo el 31 de marzo de 2018, cuando finaliza el contrato de concesión con Ribera Salud en el Hospital de Alzira. En el caso del centro hospitalario de Dénia sería antes de final de legislatura. «Ante el anuncio de DKV de desprenderse de sus acciones, se ha abierto la posibilidad de recuperar la gestión directa, estamos en ello con la Conselleria de Hacienda», explicó la titular el jueves en el pleno de Les Corts, donde criticó que este modelo de gestión privada en la Comunitat ha sido «el laboratorio del PP en la mercantilización de la sanidad».