Las Provincias

El juez aprueba el convenio que da viabilidad futura a la patronal Coepa

fotogalería

Francisco Gómez, José Ramón Lillo y Antonio Galvañ, ayer, en la sede de Coepa. / Joaquín P. Reina

  • El presidente llama a la unidad a Cepyme y Fempa, pide al IVF que se quede el centro de oficios y lo gestione al crecer la siniestralidad, y anuncia que no seguirá

El titular del Juzgado de lo Mercantil 1 de Alicante, que instruye el concurso de acreedores voluntario solicitado por la patronal Coepa la pasada primavera, aprobó ayer el convenio de acreedores al que se adhirieron el 90,55% de los adeudados considerados ordinarios. Si en diez días no hay impugnaciones, Coepa dejará de estar intervenida en su gestión por el administrador concursal. El presidente de Coepa, Francisco Gómez, habla sin tapujos de una nueva etapa patronal con viabilidad y apela a la unidad y la integración de los sectores críticos de Cepyme y Fempa. Gómez se retira de la carrera electoral y aboga por un empresario «potente y joven» para sucederle.

Cuatro años ha tardado la patronal pendiente de su mera subsistencia del día a día y pasando penurias, como las que atravesaron sus trabajadores al estar cinco meses sin cobrar. Pero ayer se inició una nueva fase para la mayor organización empresarial de la provincia. El juez, que admitió en su día a trámite el plan de viabilidad a ocho años de Coepa y el convenio de acreedores e incluso tumbó un recurso del IVF (el principal acreedor de Coepa por los 3,2 millones de euros del crédito para el centro de oficios de Babel), dio ayer el visto bueno para dicho convenio.

Se han adherido la práctica totalidad de los acreedores, salvo pequeños proveedores de 500 o 1.000 euros, como explicó, con signos inequívocos de satisfacción, el también propietario del grupo inmobiliario y turístico Marjal de Guardamar. Esto significa que en los próximos diez días, si no hay impugnaciones, se habrá salvado el principal escollo que evitaba la salvación de Coepa. En los próximos seis meses, la patronal abonará 38.000 euros, que es el resultado de aplicar la quita del 95%. Cierval es el tenedor del 75% de la deuda ordinaria de la patronal alicantina (569.000 de 780.000 euros). La aprobación el miércoles en la sede de Cierval, por los empresarios de las tres provincias, de la propuesta de Coepa ha sido determinante en que no se haya liquidado. De esos 38.000 euros, 25.000 corresponden a Cierval y el resto a otros pequeños acreedores. En diez días, además, empezará a funcionar «con normalidad» y autónomamente Coepa tras desligarse de su gestión el administrador Luis Fernando Alonso Saura.

El resto de la deuda es privilegiada y el acreedor mayor es el IVF, con 3,2 millones de euros. Gómez pide al banco público de la Generalitat que «vele por el interés público y se quede con el edificio, bien con la ejecución del crédito con garantía hipotecaria, bien con la dación en pago», si es que Coepa no halla un comprador. El activo está valorado por una tasadora independiente en 4,4 millones. Gómez aludió a las declaraciones del pasado lunes en Alicante del conseller de Hacienda, el cual aseguró que había que «acatar» el dictamen del juez en el sentido de validar la dación en pago como fórmula para beneficiar a los acreedores y en particular al IVF. «Además de en la rueda de prensa, el conseller Soler me lo dijo personalmente ese mismo día con quien me reuní, es decir, lo que ha dicho el juez es para cumplirlo». El asunto, no obstante, estaría siendo analizado aún por la Abogacía de la Generalitat a instancias del IVF, cuyo director, Manuel Illueca, es un firme opositor de esa fórmula mercantil.

«Yo no me presentaré»

Además, Gómez esgrime otro argumento de peso. La siniestralidad laboral se ha disparado un 40% en el primer semestre del año en Alicante. El simulador de riesgos laborales debe ser asumido por la Administracióna autonómica, con permiso de la local, que es la propietaria del suelo, para dotar de contenido al complejo de Babel. Un eventual comprador es dicífil que aparezca, dado que sólo quedan catorce años de cesión de suelo. Con todo, Coepa respira y se abre una etapa nueva. Casi podría hablarse de refundación. Gómez, acompañado por el tesorero Antonio Galvañ y el secretario José Ramón Lillo, anuncia un plazo de seis meses para iniciar un proceso electoral y elegir a los nuevos responsables. Él aclaró de modo contundente que no seguirá, ni aunque se lo pidan. «Ese era mi compromiso y así lo haré», subrayó. Además, hizo un llamamiento a Cepyme y Fempa para que se integren en la nueva patronal, aunque no precisó si se cambiarán los estatutos, que ya lo fueron hace dos años precisamente para expulsar a Cepyme del comité ejecutivo.

«Debemos trasladar la imagen de unidad de Cierval y toda la Comunitat también a Alicante, es muy importante para nuestro papel reivindicativo», sentencia Gómez.