Las Provincias

Tres detenidos de una banda que traficaba con inmigrantes ucranianos

  • La organización, que estaba asentada en Ucrania, Polonia, España, Bélgica, Irlanda y Reino Unido, habría traficado con al menos 6.000 personas

La Policía Nacional ha desarticulado, en colaboración con otras policías europeas, la organización más activa en el tráfico ilegal de inmigrantes ucranianos con destino al Reino Unido con la detención de 115 personas, 56 de ellas en España, 3 en Alicante.

Según ha informado la Dirección General de la Policía, la organización, cuyo máximo responsable, que estaba afincado en Barcelona y que también ha sido detenido, estaba asentada en Ucrania, Polonia, España, Bélgica, Irlanda y Reino Unido y habría traficado con al menos 6.000 personas.

La operación de la Policía Nacional en colaboración con agentes belgas, franceses, polacos y británicos ha culminado con 115 arrestos, 56 de ellos ciudadanos ucranianos en los aeropuertos de Barcelona (13), Murcia (2), Santander (1), Tarragona (7), Madrid (7), Palma de Mallorca (5), Ibiza (1), Tenerife (2), Gerona (5), Bilbao (6), Málaga (4) y Alicante (3).

Entre los detenidos están los principales responsables de la organización en España, Ucrania y Polonia, así como más de un centenar de inmigrantes detectados en los aeropuertos cuando intentaban llegar al Reino Unido utilizando los documentos falsos que les proporcionaban.

Además se han emitido tres órdenes europeas de detención y entrega sobre otros miembros del mismo grupo que aún están pendientes de ser ejecutadas.

Un estudio de los documentos que portaban los inmigrantes y sus testimonios llevaron hasta el principal responsable de la organización, encargado de distribuir los documentos falsos y gestionar los viajes y que vivía con su pareja en Barcelona, donde fue detenido.

En el registro de su casa tenía más de cien caras de identidad y pasaportes polacos falsificados.

A continuación fue detenido en Rumanía el responsable de la captación de inmigrantes y en Polonia los encargados de la documentación.

La Policía ha explicado que en los últimos años, especialmente tras el comienzo de la crisis de la Península de Crimea, se ha producido un importante incremento en el flujo de ciudadanos ucranianos con destino a Reino Unido.

Ante esta circunstancia las autoridades británicas reaccionaron imponiendo restricciones para conceder visados, lo que generó la aparición de organizaciones criminales que, a cambio de dinero, favorecen la entrada clandestina.

Por otro lado, los análisis de riesgos realizados por la Agencia Europea Frontex sobre falsedades documentales indicaron que en los últimos años se han incrementado las detenciones de ciudadanos ucranianos con documentos falsos, especialmente en el aeropuerto de Dublín (Irlanda).

Todo ello conllevó que desde principios de 2015 se intensificaran los controles en distintos aeropuertos europeos, lo que dio como resultado la interceptación de numerosos inmigrantes ucranianos que pretendían entrar en Dublín con documentos falsos.

La investigación dio con una organización "perfectamente estructurada y asentada en diferentes países", por lo que los agentes tuvieron que coordinarse con policías de Bélgica, Francia, Polonia y Reino Unido a través de Europol.

La operación se estructuró en dos fases: una primera en los aeropuertos españoles, franceses y belgas principalmente, que estaban siendo utilizados por la organización como aeropuertos de tránsito.