Las Provincias

El TSJ obliga a la Generalitat a informar sobre las cajas fijas de las universidades

Estudiantes, en unos exámenes de selectividad.
Estudiantes, en unos exámenes de selectividad. / Á. Domínguez
  • Educación, que niega que oculte información, asegura que no dispone de la documentación que solicitó el PP sobre el periodo 2006 a 2014

La sala de lo contencioso-administrativo del TSJ de la Comunitat Valenciana ha condenado a la Conselleria de Educación a informar sobre la relación detallada del número de cajas fijas existentes en las universidades públicas, tal y como había solicitado el PP.

Esta sentencia, facilitada por el PP, es fruto de la admisión de un recurso del diputado popular Rubén Ibáñez contra la respuesta de la Conselleria del 24 de febrero de este año al citado requerimiento.

En consecuencia, Educación deberá informar sobre la relación detallada de las facturas, con indicación del concepto, número y fecha, y restos de gastos realizados con cargo a las partidas de cajas fijas en el periodo 2006-2014, así como abonar las costas procesales, que se han estipulado en 1.500 euros.

La sala entiende que, a pesar de la autonomía económica y financiera de la que disfrutan las universidades, «ésta no es absoluta, pues siendo la misma cierta y necesaria, parece evidente que no es indefinida ni puede escapar de cualquier control o supervisión y habrá de moverse dentro del ámbito que se dispone en la legislación financiera y presupuestaria aplicable al sector».

El conseller de Educación, Vicent Marzà, respondió ayer que no pudieron dar la información porque «no disponían» de la documentación. Según el titular, cuando recibieron la solicitud del PP «contestamos con la verdad» y es que «no disponemos de esa información» y, por lo tanto, «no podemos decir una cosa que no tenemos», señaló. «Nosotros no escondemos nada, al contrario, damos toda la información que tenemos», subrayó Marzà para quien resulta «curioso» que el mismo Partido Popular que «sabe que ellos no disponían de esa información», les haya pedido documentación de los años 206 a 2014 cuando «estaban gobernando y saben que no está en las consellerias»,

Por su parte, el diputado del PP Rubén Ibáñez criticó que casos como éste «no lo cuentan Puig y Oltra. Es bochornoso que un Consell que tiene una Conselleria de Transparencia sea condenado por el TSJ, por segunda vez, por pisotear el derecho de los diputados del PP».

«El secreto que bajo siete llaves guardaba el conseller Marzà ya no va a ser un secreto, porque el TSJ ha dicho que se ha de enseñar la caja fija de las universidades. Es duro que un gobierno progresista, que pone partidas presupuestarias para transparencia, sea condenado por su opacidad», agregó. Asimismo, advirtió al Consell que «incumple el artículo 139 de la Ley de Hacienda Pública porque lleva desde el mes de agosto sin presentar la situación contable de la Generalitat a Les Corts, cuando tiene la obligación de hacerlo mes a mes».

La citada sentencia no es firme y es susceptible de ser recurrida ante el mismo TSJ o ante el Tribunal Supremo en casación.