Las Provincias

fotogalería

Perfecto Palacio. / Reina

Ineca urge la llegada de inversores foráneos para evitar el freno de la economía provincial

  • Perfecto Palacio dice que la «sensación es que Alicante pierde muchos trenes» y pide a las Administraciones que la Zona Franca «pase del modo pensar a la acción»

La economía alicantina pierde fuelle, pese al buen funcionamiento del empleo por el tirón del sector turístico, y se agranda la brecha en la ralentización del crecimiento respecto a la media nacional. El 'lobby' empresarial Ineca lanzó ayer un mensaje de moderada alerta tras el análisis de los principales indicadores de coyuntura correspondientes al tercer trimestre y urgió la llegada de inversores foráneos (tanto del resto de España como del extranjero) para evitar que se consolide el «freno» de la economía provincial y quede «rezagada».

Hasta en tres ocasiones, el presidente de Ineca, Perfecto Palacio, que estuvo acompañado por los profesores de la UA Joaquín Melgarejo y Francisco Llopis, subrayó la importancia de que lleguen inversores de fuera «porque en la actualidad todas las iniciativas sean del sector que sean las mantienen empresarios locales y por sí solos no pueden remontar la coyuntura». «Hace falta impulsar proyectos empresariales nuevos, captar nuevas inversiones para la provincia, pues necesitamos dinero de fuera para que la economía alicantina coja velocidad y que llegue iniciativas al sistema productivo que tenemos», resaltó Palacio a la hora de analizar una de las tres variables más preocupantes para Ineca.

Se trata de la creación de sociedades mercantiles, que se frena de modo notable, ya que el acumulado desde enero a septiembre solo crece en términos interanuales un 2,7%, muy por debajo de la media nacional, que es del 10,6%. En el lado de las sociedades mercantiles disueltas, desde enero desaparecen más que en 2015, en concreto un 10,5%.

En este punto, Palacio cree que «existe la sensación de que la provincia pierde muchos trenes, aunque no estemos en la situación de crisis del año 2008», Por ello, pidió a las Administraciones que, tras la reactivación de la comisión técnica de la Zona Franca que puso en marcha el pasado viernes la Diputación provincial, «se pase del modo pensar al modo acción».

Ineca fue el encargado de realizar un amplio informe por encargo de la Diputación sobre la oportunidad de crear una Zona Franca en torno al puerto de Alicante y al parque industrial de Torrellano. Por ello, ayer Palacio resaltó con ahínco la idoneidad de este proyecto de tributación neutra con el fin de potenciar la economía provincial. «Esta zona no sólo será positiva para captar inversiones aquí sino sobre todo para lanzar un mensaje a todo el mundo en positivo, por eso es nuestro mejor ejemplo para tratar de conseguir la llegada de nuevos emprendedores e inversores», apuntó.

Además, Ineca cree que Alicante debe entrar en la agenda del reparto de inversión pública por parte de los Gobiernos central y autonómico en base a su PIB y población. Mejorar los accesos al aeropuerto de El Altet para evitar los cuellos de botella y una inversión en IFA más equilibrada, respecto a Valencia, serían otras claves para la recuperación de un modelo de crecimiento y oportunidades para los nuevos inversores. «Nos preocupa que la renqueante recuperación del año 2016 se traduzca en un deterioro de la sociedad del bienestar y se pierda músculo económico», sentenció Palacio. Otro de los indicadores de pierde velocidad en la provincia es el del saldo bancario, directamente vinculado con la capacidad de inversión interna. De «desagradable sorpresa» califica Palacio esta variable, porque se pierde todo lo avanzado y se retrocede cuatro trimestres. Ese saldo alcanza 15.619 millones de euros. Desde su posición máxima, ese saldo se ha reducido un 85% en el conjunto nacional, mientras en Alicante solo lo ha hecho un 37,8%. Esto significa un exceso de endeudamiento que, además, se ha reducido menos que la media nacional.