Las Provincias

fotogalería

Armas, dinero y objetos de valor incautados en la operación. / G.C.

Doce detenidos por una veintena de robos violentos con armas de fuego

  • La organización criminal, con amplia experiencia, no dudaba en golpear y amenazar a las víctimas

La Guardia Civil ha detenido a 12 miembros de una violenta organización criminal acusada de cometer al menos una veintena atracos y robos en estaciones de servicio y viviendas habitadas utilizando armas de fuego, en una operación desarrollada en la Región de Murcia y la provincia de Alicante.

Las detenciones se han producido en las localidades de Playa Honda y La Aparecida, en Cartagena, Portmán, en La Unión, y Orihuela (Alicante), en las que se llevaron a cabo siete registros en domicilios en los que se encontraron, entre otros efectos, 54.000 euros en metálico, dos escopetas, varias armas blancas y más de 180 artículos de joyería y relojería procedentes de los robos.

La Guardia Civil inició esta operación, denominada "Boira-Borrón" hace un año tras la alarma social generada en el Campo de Cartagena por la sucesión de diversos robos muy violentos en viviendas.

Los agentes pudieron comprobar que esta organización criminal, con amplia experiencia en el campo de los robos, no dudaba en golpear y amenazar incluso con armas de fuego a las víctimas de los robos.

Antes de cometer los delitos, los detenidos vigilaban los establecimientos y viviendas, sus medidas de seguridad y las personas que habitualmente había en ellas, seleccionaban el tipo de herramientas para forzar cajas registradoras y muebles, y elegían las armas para llevar a cabo las amenazas.

Habitualmente cometían los robos cubiertos con pasamontañas y huían en vehículos que les esperaban en el exterior de los establecimientos o viviendas.

En los diversos robos que llevaron a cabo en estaciones de servicio llegaron a herir hasta a seis personas, mientras que en los robos en domicilios era frecuente que ataran, amordazaran y golpearan a sus habitantes, y llegaron a sustraer unos 60.000 euros en metálico y 100.000 euros en joyas solo en el Campo de Cartagena.

Los primeros detenidos fueron un varón de nacionalidad ecuatoriana y su compañera sentimental, que fueron interceptados cuando trataban de huir en un turismo en el que se encontró un arma detonadora, un televisor, 28.500 euros y numerosas joyas.

Más tarde se detuvo al resto de los implicados en la organización criminal: otros siete varones de nacionalidades española, ecuatoriana y colombiana, y tres mujeres más de nacionalidades española y ecuatoriana.

Los doce detenidos están acusados de un total de once delitos de robo con violencia e intimidación y seis de lesiones, además de tenencia ilícita de armas, robo con fuerza y de pertenencia a organización criminal.

Los arrestados, las diligencias instruidas, las armas decomisadas y los objetos recuperados han sido puestos a disposición del Juzgado de Instrucción número 1 de Cartagena (Murcia), que ha ordenado el ingreso en prisión de cinco de los detenidos.