Las Provincias

Los municipios no tienen dinero para afrontar desperfectos de sus colegios

Vicent Marzà y Maria Josep Amigó atienden a la prensa tras la reunión de ayer. :: abulaila
Vicent Marzà y Maria Josep Amigó atienden a la prensa tras la reunión de ayer. :: abulaila
  • La Diputación dará ayudas para cubrir las actuaciones en 250 centros y Educación dice que cumple con su plan de obras pese a que la mitad siguen sin iniciarse

El conseller de Educación Vicent Marzà se reunió ayer con la vicepresidenta de la Diputación de Valencia, Maria Josep Amigó, para avanzar en un plan que permita a los municipios financiar las actuaciones de mantenimiento y conservación de los colegios públicos. Pese a tratarse de una competencia local, son muchos los ayuntamientos que carecen de fondos necesarios para acometerlas, de ahí que la corporación provincial prevea una línea de ayudas que se reflejará en los presupuestos de 2017.

Marzà dijo que en la provincia hay 247 centros que necesitan de alguna intervención de este tipo, en base a los datos de los servicios técnicos de la conselleria, y añadió que pese a existir voluntad política de los ayuntamientos, el problema está en la disponibilidad económica.

«Pensamos que hay que buscar una solución para ayudar a estos municipios, pero no estamos diciendo que las diputaciones construyan colegios», destacó el conseller, en el sentido de que no querían trasladar las obras que les corresponden a otra administración. Al fin y al cabo, las grandes intervenciones competen a la Generalitat, mientras que las actuaciones relacionadas con el mantenimiento y la conservación de las escuelas, las pequeñas reformas o adecuaciones como saneamientos, ventanales, cerramientos o mejoras de accesibilidad, son atribuciones municipales.

En términos similares se pronunció Amigó, que se refirió al déficit en la financiación municipal y a la cantidad de necesidades a cubrir para justificar los problemas económicos de los ayuntamientos. En cuanto a la nueva ayuda, desveló que se tratará de una subvención que no habrá que devolver y que de cara a 2017 se centrará en las intervenciones prioritarias que marque el Consell. También defendió que serán los consistorios los que gestionarán las obras, lo que servirá «de motor de las economías locales».

Para afrontar las necesidades de actuación en los 247 colegios de la provincia se precisará de una inversión próxima a los 75 millones de euros, tal y como explicó el conseller. «Nos felicitamos de que la Diputación tenga los mismos objetivos que nosotros y priorice la educación pública», añadió, antes de explicar que planteará el mismo plan a las otras corporaciones. Además, insistió en distinguir entre las competencias autonómicas y las municipales, lo que le llevó a defender el plan de infraestructuras del departamento ideado especialmente para acabar con las aulas prefabricadas.

Destacó que actualmente hay quince obras en marcha, se han finalizado seis centros este año y se están licitando otros once. Dijo también que con el PP la media anual de colegios acabados era de cinco y recordó que para 2017 se prevé una inversión de 133 millones frente a los 57 del último año 'popular'. «Vamos cumpliendo con lo que nos comprometidos» dijo Marzà.

En realidad, los actuales gestores no están siguiendo al pie de la letra el citado plan, presentado el pasado enero. Como informó LAS PROVINCIAS, en aquel momento se preveía que durante 2016 se iniciarían las obras de 29 escuelas, de las que 22 servirían para actuar en centros conformados por barracones total o parcialmente y siete para cubrir necesidades de escolarización. De estas, a día de hoy se han comenzado sólo once (nueve para suprimir aulas prefabricadas y dos para atender nuevas demandas de alumnos). La diferencia respecto a las 15 que citó el conseller se explica con las intervenciones que cuando se presentó la relación de actuaciones ya habían comenzado. Además, varias fueron licitadas por el PP.

Respecto a las once a las que se refirió Marzà, no todas han salido a concurso. En cualquier caso, las obras sí debían haber arrancado antes de que terminara el año en base al plan, algo que será casi imposible atendiendo a los plazos de tramitación, que suelen ser largos.

Nuevos plazos

Entre las actuaciones prometidas para 2016 que no han llegado todavía a la licitación se sitúan centros como el IES Pere Maria Orts de Benidorm o el Ceip Gasparot de La Vila Joiosa -completamente en barracones-. Ayer, un grupo de padres de este último protestó por la situación de sus hijos aprovechando la presencia de Ximo Puig en el municipio. El presidente se comprometió a que las obras empezarían el año que viene, así como las del Pere Maria Orts, paralizadas desde hace años por la quiebra de la empresa. En este caso finalizarán en el mismo ejercicio. «Nuestra voluntad es levantar la hipoteca que nos ha dejado el PP respecto a la falta de colegios», dijo Puig, que también prometió empezar con el colegio Doctor Esquerdo.