Las Provincias

Los empresarios alicantinos creen que hay incertidumbre para exportar

Expositor de la última feria de calzado celebrada en IFA.
Expositor de la última feria de calzado celebrada en IFA. / R.A.
  • La Cámara y Coepa no ocultan su preocupación por el firme discurso proteccionista de Trump durante la campaña porque hasta agosto se han vendido 196 millones

La economía alicantina tiene un ojo puesto en los EE UU después del triunfo electoral del magnate Donald Trump y después de que, durante la campaña electoral, hubiera aludido en varias ocasiones a medidas proteccionistas y arancelarias frente a China, México o la Unión Europea. El mercado de EE UU es el cuarto en importancia para la provincia tras Francia, Alemania e Italia y por delante del Reino Unido. Entre enero y agosto se han enviado mercancías por valor de 196 millones de euros, un 9,2% más. La Cámara de Comercio y Coepa no ocultan su preocupación por la «incertidumbre» que se pueda generar ahora en relación al mercado exterior y la inversión bilateral.

Aunque en su primera comparecencia pública, el nuevo presidente de la primera potencia mundial suavizó muchos elementos de su discurso de campaña y los principales sectores están pendientes de las primeras medidas económicas que adopte el magnate, los principales entes empresariales de la provincia no ocultan su preocupación y hablan, incluso, de «incertidumbres» que se abren. Cualquier iniciativa en materia proteccionista frenaría un negocio que casi se ha duplicado en los últimos cinco años, al pasar de 118 millones de euros entre enero y agosto de 2012 a 196 en el mismo período de este año. Más aranceles supondría un freno a los productos foráneos y reduciría las ventas al resultar más caras en EE UU.

Juan Riera, el presidente de la Cámara de Comercio de Alicante, entidad que realiza misiones específicas en algunos de los estados para distintos sectores alicantinos desde hace mucho tiempo, afirma que «lo que ahora mismo nos puede preocupar es la incertidumbre que genera esta victoria electoral. La economía es muy susceptible a estas circunstancias y eso puede suponer un freno a las inversiones o las exportaciones». «Es pronto para medir los posibles efectos que puedan tener las decisiones que tome el nuevo presidente, pero la mayoría de las veces la realidad te sitúa y te lleva a no tomar decisiones que, bien analizadas, pueden tener efectos contrarios a los previstos».

Tras admitir que puede haber efectos muy significativos en la política que se adopte y en la política internacional, por el discurso proteccionista hasta ahora, «hay que ver cómo se traduce para nuestro país y para la UE», añade Riera. Cree que el polémico TTIP se ralentice como se había anunciado. Riera destaca que Alicante ya es el cuarto principal cliente de los sectores alicantinos y que era el sexto en el año 2015, así como que el calzado concentra casi la mitad de todo lo exportado (el 43,85% en el año 2015). En lo transcurrido de ejercicio, los zapatos suponen 90,8 de 196,4 millones.

El presidente de Coepa y de la empresa familiar AEFA, Francisco Gómez, también cree que pueden derivarse medidas proteccionistas y barreras arancelarias que en nada favorecen a las empresas exportadoras alicantinas. «Eso sí que preocupa, porque Alicante tiene gran vocación exterior», añade Gómez.

La mejora de la economía en España permitió a la provincia crecer en EE UU un 29% en 2015. Este ejercicio, se consolida el aumento del negocio con un repunte del 9,22%. Tras el calzado, las conservas totalizan 20,5 millones hasta agosto; las manufacturas de la piedra 11,5; las hortalizas frescas 9,4; los aparatos mecánicos 7; los barcos 4,9; la manufactura de vidrio 4,5; el plástico 4,1; y los juguetes 3,5.

Aunque el presidente de la patronal juguetera, José Antonio Pastor eludió ayer analizar el efecto del triunfo de Trump, a nadie en el sector se le escapa la importancia que tiene, pues EE UU es el primer cliente exterior del sector, tras la UE. En los últimos años, han mejorado las ventas de juguetes por la mejora del consumo mundial y, también, por la paridad euro/dólar, al igual que ha ocurrido con el calzado.

Desde la patronal del calzado Avecal tampoco tienen una opinión aún formada, aunque creen que habrá poca incidencia si se parte de la base de que el zapato de calidad con relación calidad/precio está muy consolidado en EE UU, donde se realizan grandes acciones de márketing para conquistar nuevos negocios que sean alternativa ante la parálisis parcial que sufre la UE, especialmente Francia, el primer cliente europeo de zapatos. La venta de turrón de distintas variedades a EE UU, uno de los clientes preferentes junto a México, Cuba y Venezuela no se verá alterada, según Federico Moncunill.