Las Provincias

Sánchez suaviza su oposición a la ecotasa turística y aboga también por oír al sector

  • El portavoz de Turismo en el Senado, el benidormí Agustín Almodóbar, pide a Vicent Soler que «se deje de enredar» con el asunto

El presidente de la Diputación provincial, César Sánchez, suavizó ayer su firme oposición a la tasa turística, que no es descartada para el año 2018 por el conseller de Hacienda, Vicent Soler, si la acepta mayoritariamente el sector hotelero. Respecto a esta posibilidad futura, con la que la dirección general de Tributos ya ha calculado una recaudación próxima a los 30 millones anuales, César Sánchez, insistió desde Londres en que «en este tema lo más importante es escuchar al sector y contar con su opinión porque son los principales afectados».

«Nuestra labor como institución es estar a su lado e imprimir una política que vaya acorde a los intereses de toda la provincia», apunta antes de añadir que desde el Patronato no consideran que sea «la mejor opción». «Pero siempre escucharemos la valoración de los empresarios del sector, a quienes repercutirá de manera directa y con quienes iremos juntos de la mano», concluye Sánchez.

Más contundente se mostró el senador y portavoz de Turismo en el Senado, el benidormí Agustín Almodóbar, el cual reclamó al Consell que «deje de enredar con la tasa turística y afronte los verdaderos problemas del sector turístico, que comienzan por reglar y censar los alojamientos turísticos», en alusión a la oferta ilegal de apartamentos.

«La descoordinación del Consell y sus continuas contradicciones provocan un grave daño al sector turístico valenciano y la imagen turística de la Comunitat», añade Almodóbar al hacerse eco de la información publicada por este diario de que Soler no descarta la tasa turística o ecotasa en el año 2018 y aconseja incluso a los hoteleros que la acepten. A los empresarios, Soler pidió calma para «madurar» una propuesta que «puede ser muy enriquecedora de la política turística». «La sola idea de imponer una tasa turística a las pernoctaciones en la Comunitat supone toda una declaración de intenciones centrada en presionar al empresariado reglado; lo que deberían es poner los resortes necesarios para perseguir, por ejemplo, la actividad de alojamiento que opera al margen de la ley», añade.