Las Provincias

vídeo

Ximo Puig interviene en un acto, ayer. / GVA

Puig relaciona el triunfo de Trump con «el problema de la izquierda progresista»

  • El president de la Generalitat ha asegurado estar en "estado de shock" y considera que "no ha sido una buena noticia"

El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha asegurado estar en "estado de shock" tras conocer el triunfo de Donald Trump en las elecciones de Estados Unidos, cuya victoria ha relacionado con el "grave problema" que a su juicio "sufre la izquierda progresista" en todo el mundo.

Tras asistir a la presentación de la Ley de Memoria Democrática y para la Convivencia en la Comunitat Valenciana, Puig ha sido preguntado por el futuro presidente de los Estados Unidos y ha contestado que el triunfo de Trump "no ha sido una buena noticia".

"Estoy un poco en estado de shock. A las 4.45 de la mañana tenía miedo de ver lo que decía el móvil porque tenía un mal pálpito, y finalmente se ha constatado", ha afirmado el jefe del Ejecutivo valenciano, quien ha pedido a Trump que "recapacite y no haga nada de lo que ha dicho que va a hacer".

Puig ha manifestado que los ciudadanos de Estados Unidos han decidido "democráticamente", pero se ha mostrado en desacuerdo "con lo que han decidido".

"Creo que es un mal día, sobre todo por las declaraciones de odio y machistas, por todo lo que ha acompañado al señor Trump durante este recorrido", ha subrayado Puig, quien ha agregado que su única esperanza es que una vez sea ya presidente electo "vaya cambiando y sabiendo dirimir su responsabilidad de una manera adecuada".

"Es una responsabilidad muy grande y un responsable político tiene que gobernar siempre para todos y, desde luego, lo que no puede es provocar una situación difícil para el conjunto de la humanidad", ha añadido.

Respecto a la repercusión que puede tener en la Comunitat Valenciana, Puig ha dicho que hay razones de carácter económico "muy preocupantes" porque la valenciana es una comunidad exportadora "que necesita unas reglas de comercio determinadas, y también en ese aspecto se abren muchas incertidumbres".

"Ojalá pronto se despejen y lo que ha sido la fiebre electoral baje, se actúe en consecuencia y no continúe con esa escalada muy negativa", ha manifestado.