Las Provincias

La consellera María José Salvador en la presentación del Plan de Acción Territorial de la Infraestructura Verde del Litoral.
La consellera María José Salvador en la presentación del Plan de Acción Territorial de la Infraestructura Verde del Litoral. / GVA

El Consell apuesta por la conservación activa de 6.500 hectáreas de litoral

  • El Plan regula los usos y actividades y divide los suelos en diferentes tipos dentro de la franja de 1.000 metros del litoral

El Plan de Acción Territorial de la Infraestructura Verde del Litoral (Pativel) refleja la apuesta del Consell por la protección y conservación activa de casi 6.500 hectáreas del litoral de la Comunitat Valenciana

Tras un año de redacción, la consellera de Vivienda, Obras Pública y Vertebración del Territorio, María José Salvador, ha presentado este plan que, a partir de ahora, se someterá a un ambicioso proceso de participación y consulta pública durante los próximos dos meses, ha informado la Generalitat en un comunicado.

Según Salvador, es un instrumento de "conservación activa y puesta en valor del territorio, que propone un conjunto de usos y actividades que, de manera restringida y controlada, permitan compatibilizar la preservación de los valores ambientales, territoriales y paisajísticos del litoral con la generación de valor añadido y un uso público sostenibles por todos los ciudadanos".

"No es un mero instrumento de preservación de los suelos frente a los procesos de transformación urbanística, se trata de un plan riguroso, ambicioso y necesario para el futuro del litoral, que es nuestro activo territorial más importante", ha añadido.

El Consell impulsó el Pativel "con carácter urgente" para "catalogar, preservar y poner en valor los suelos litorales de mayores valores territoriales que no gozaban de una protección específica y que en los próximos 20 años habrían quedado sellados por la urbanización".

"Pero esto ya no va a ser así", ha sentenciado y ha explicado que este plan que identifica y aplica un régimen de conservación activa a casi 6.500 hectáreas dentro de la franja de 1.000 metros del litoral, medidos desde la ribera del mar, regulando los usos y actividades que se pueden implantar y que busca contribuir a cualificar el litoral no edificado, al espacio ya construido y la oferta turística y recreativa del territorio.

La superficie propuesta por el Pativel, protegida desde el punto de vista territorial, se distribuye de manera similar en Alicante (37 %) y Castellón (37 %) y es menor en la provincia de Valencia (26 %) por la gran proporción de suelo litoral protegido por el Parque Natural de L'Albufera.

El Pativel se ha elaborado atendiendo a la proporcionalidad entre protección y mantenimiento de la actividad económica y lejos de limitar los desarrollos, aún quedan en esta franja de 1.000 metros, unas 6.700 hectáreas de suelos urbanizables que permitirán satisfacer las demandas de vivienda y actividades económicas.

Sin embargo, quedan protegidos ámbitos de gran valor y emblemáticos como la Renegà, la desembocadura del Sénia o el Cap i Corb en la provincia de Castellón; el Ahuir, la desembocadura del Xúquer, el Castell de Cullera o les dunes de Oliva en Valencia; y zonas del Portixol, el Cabo de Santa Pola o Cap d'Or en Alicante.

El plan identifica suelos de valores ambientales, paisajísticos y territoriales, (suelos no urbanizables de protección (SNPU)) y define un régimen de usos y actividades, desde poder adscribirse al planeamiento urbanístico hasta implantar dotaciones que necesiten la proximidad al mar o fomentar la rehabilitación de las edificaciones.

El segundo tipo de suelos protegidos son los no urbanizables de refuerzo del litoral, localizados en la segunda línea del litoral y que puede admitir usos deportivos abiertos, campos de golf sin viviendas, dotaciones y campamentos de turismo, y de forma, restringida, usos hoteleros.

En estos dos tipos de suelos de mayor valor no podrán ser reclasificados a urbanos y urbanizables por los planeamientos territorial y urbanístico.