Las Provincias

Condenado por estafar a 29 personas mediante la venta de artículos por internet

  • El reo creó desde Aspe la web 'segundamano.es' para vender artículos de electrónica y telefonía, pero los compradores nunca recibían los productos que pagaban

Un acusado de estafar a personas de toda España a través de internet confesó ayer haber puesto en marcha una página web para ofrecer artículos de segunda mano que luego no mandaba a los compradores. Así fue como logró estafar alrededor de 22.500 euros a 29 afectados que creían haber adquirido material electrónico o de telefonía. Por ello, la Audiencia Provincial de Alicante le impone una pena de 21 meses de prisión, en lugar de los tres años entre rejas que solicitaba de inicio, que podrían quedar en suspenso si indemniza a los perjudicados por su farsa, según indicaron las fuentes jurídicas consultadas.

Según su propia confesión, en 2006 registró en Aspe una empresa dedicada a la distribución de materiales de electrónica, sobre todo de telefonía. Después, comenzó a ofrecer productos a través de una web, www.movilaspe.com, a la que se accedía mediante enlaces de otras direcciones más conocidas como www.segundamano.es. Así, se situó en el seno de un conocido portal de internet que le valía para vestir de credibilidad su estafa y atraer a clientes hasta su plan para lucrarse de forma ilícita.

Aunque no tenía realmente en su poder ninguno de los aparatos que ofrecía, los puso a la venta a un precio a inferior de los existentes en el mercado, para que lo que se valía de fotografías de otras páginas digitales. Además, el individuo abrió diferentes cuentas bancarias en diversas entidades en las que realizaba numerosas transacciones y operaciones con las que aparentaba solvencia económica para que le concedieran créditos bancarios.

El acusado ofrecía todo tipo de artículos tales como televisores, teléfonos móviles o proyectores de vídeo que nunca llegaron a los domicilios de los compradores. Los estafados abonaban los productos y, al tiempo, exigían la devolución del dinero ante las sospechas de que el procesado no tenía pensado enviar el material que creían haber adquirido. Por ello, el penado devolvía, en ocasiones, las cantidades pagadas por los timados. Algunos de ellos habían efectuado gastos de casi 5.000 euros por compras online.

El 'modus operandi' de este tipo de delincuentes que se mueven por internet suele parecerse mucho, ya que así logran grandes beneficios sin llegar a ocasionar graves perjuicios a los afectados. Por ello, muchos de los estafados optan por no reclamar el dinero por las falsas ventas. Así, este condenado cuenta con antecedentes similares por otros timos online denunciados en otras provincias y que no se acumularon al procedimiento principal.