Las Provincias

La comisión de directores para asesorar a Educación lleva año y medio sin convocarse

El conseller Marzà, poco antes de su última comparecencia en Les Corts. :: jesús signes
El conseller Marzà, poco antes de su última comparecencia en Les Corts. :: jesús signes
  • El organismo creado por el PP estaba formado por centros que destacaban por su rendimiento y sólo se reunió con Marzà al poco de llegar al cargo

La actividad de la mesa de directores, el organismo asesor de la Conselleria de Educación para la mejora del éxito escolar, es más bien nula. Aunque existe, como confirmaron el martes desde el departamento autonómico, no se ha vuelto a convocar desde julio de 2015, es decir, hace casi año y medio.

En aquel encuentro participaron el conseller y el secretario autonómico, y ese mismo día también se recibió a las asociaciones de directores de Primaria y Secundaria y a la Unión de Cooperativas de Enseñanza Valencianas (Ucev). La cita formaba parte de la ronda de contactos que impulsó Vicent Marzà tras aterrizar en el cargo que sirvió para conocer a los diferentes actores de la comunidad educativa, y de paso, para recoger propuestas.

La falta de actividad fue confirmada por varios de los integrantes consultados, que más allá de algunas convocatorias curiosas que se produjeron durante 2014 destacaron su «interés», sobre todo por el formato. Al fin y al cabo, estaban representados centros de las tres provincias y de diferentes titularidades, además de escuelas de Acción Singular y Centros Rurales Agrupados. De hecho, con la excepción del Consejo Escolar de la Comunitat, donde no sólo hay directores, no existe en la actualidad ningún foro con semejante diversidad.

La actividad fue más o menos constante durante 2014, con unas cuatro reuniones. Entre ellas la que sirvió para valorar el inicio del curso 2014-2015, el que arrancó el 3 de septiembre, un cambio que fue rechazado por toda la mesa, que pidió al menos una semana de margen para facilitar la organización. La propuesta no se tuvo en cuenta y el adelanto se mantuvo para el ejercicio siguiente, aunque fue rectificado por los actuales gestores.

También hubo una convocatoria para presentar el organismo a la entonces secretaria de estado de Educación, Montserrat Gomendio, «que llegó sin apenas tiempo y sirvió más bien para poco», explicaba ayer un director. En otras citas se habló del traslado de las fechas de los exámenes de recuperación a antes de las vacaciones de verano o se profundizó sobre el fallido decreto de autonomía de los centros del PP.

La composición de la mesa fue llamativa y también polémica. Creada por iniciativa de María José Català a principios de 2014, entre los criterios utilizados estaban los buenos resultados obtenidos en la anterior evaluación diagnóstica, la prueba que servía para medir el rendimiento de las escuelas en competencias matemáticas y lingüísticas.

También se valoró la participación en planes innovadores. Sus atribuciones, según la orden que la creó, eran asesorar a Educación en cuestiones como la mejora del éxito y la convivencia escolar, la función directiva o la formación docente. Las críticas llegaron desde algunos sindicatos, que acusaron a la conselleria de querer restar interlocución a organizaciones de perfil más reivindicativo, como las asociaciones que agrupan a equipos directivos de centros de titularidad pública.

La composición de los integrantes no se ha renovado, pues aunque su participación se podía prolongar durante varios ejercicios también podía variar en función de los resultados de las citadas pruebas, pues los centros más destacados solían cambiar de un curso a otro. Al fin y al cabo, Educación ha optado por eliminarlas y ya el curso pasado no se realizaron, aunque siempre podía recurrir a los vocales vigentes.

Los nuevos gestores han optado por mantener la interlocución con las asociaciones de directores de Primaria y Secundaria, por un lado, y con los representantes de los centros concertados a través de sus foros reglamentarios. Es lo que pasó ayer, cuando se recibió a la junta directiva de Adies pv para informarles de la adaptación a la ley sobre administración electrónica que el PP no llegó a abordar y que implicará cambios en el manejo de Ítaca. Fuentes de la organización explicaron que de no adaptarse a la normativa la Comunitat corre el riesgo de perder subvenciones europeas.