Las Provincias

La Universidad Católica mantiene los recursos contra el veto de las becas

Apertura del curso de la Universidad Católica. :: damián torres
Apertura del curso de la Universidad Católica. :: damián torres
  • Los contenciosos siguen en la vía ordinaria tras rechazar el TSJCV las suspensiones cautelares solicitadas por la universidad

La Universidad Católica de Valencia continúa peleando en los tribunales contra la exclusión de sus estudiantes de las becas para el estudio que concede la Conselleria de Educación. Tras el varapalo judicial conocido a finales de septiembre, cuando se levantó la paralización de las convocatorias, los recursos presentados están siguiendo su tramitación por la vía ordinaria.

Hay que recordar que inicialmente la universidad optó por el procedimiento de protección de derechos fundamentales, opción que buscaba agilizar el proceso y que incluía la petición de suspender temporalmente la resolución. Se consiguió en dos de las becas, las que permiten la exención de las tasas y las de no abandono (para alumnos con pocos créditos para acabar su carrera), si bien a las pocas semanas el propio TSJCV, tras las alegaciones de la conselleria, decidió revocar la decisión, por lo que las convocatorias afectadas pudieron continuar su tramitación con normalidad.

El Diari Oficial dio cuenta ayer de tres recursos contra las bases de las ayudas que cubren el coste de las tasas, las de excelencia y las becas salario, los tres por el procedimiento ordinario. Fuentes de la institución explicaron que no son acciones nuevas, sino que se refieren a los presentados inicialmente que ahora continúan por esta vía. El objetivo, explicaron las mismas fuentes, es que el tribunal entre a valorar el fondo de la cuestión. Es decir, si más allá de que decidiera levantar la paralización, es conforme a derecho que los alumnos de las universidades privadas queden fuera de las ayudas autonómicas aunque cumplan los requisitos.

La suspensión cautelar fue duramente criticada por la conselleria, que culpó a la universidad privada de que miles de estudiantes de los centros públicos no pudieran beneficiarse de sus becas. De hecho marcó el punto álgido del enfrentamiento entre la administración y la institución, que dejó estampas insólitas, como que ningún representante de la conselleria acudiera al acto de apertura del curso de este año. Hay que recordar que la Católica consiguió además paralizar la exclusión de las prácticas sanitarias por vía judicial, suspensión que también se ha levantado.

Es más. Desde la conselleria se ha puesto de relieve en alguna ocasión las distintas maneras de proceder de la Cardenal Herrera y la Católica, a la postre las dos instituciones más afectadas por las políticas educativas en materia universitaria. Y es que la primera, que también ha presentado recursos contenciosos contra la exclusión de las becas, nunca pidió la suspensión cautelar. Hasta el propio Marzà ha llegado a valorar de manera positiva esta manera de proceder, sobre todo para contraponerla a los pasos dados por la institución del Arzobispado. Se da la situación de que ahora las dos universidades están siguiendo el mismo camino en la defensa de sus estudiantes: la vía ordinaria.