Las Provincias

Escolares en un aula, en una imagen de archivo.
Escolares en un aula, en una imagen de archivo. / V. V.

Educación dice que «no es suficiente suspender el efecto de las reválidas»

  • El director general de Política Educativa de la Conselleria, Jaume Fullana, asegura que "son negativas y no aportan ningún elemento enriquecedor a la calidad educativa"

La Conselleria de Educación, Investigación, Cultura y Deporte ha vuelto a trasladar este martes al Ministerio de Educación en que "no es suficiente suspender el efecto" de las pruebas finales de evaluación que contempla la LOMCE --las conocidas como 'reválidas'--, ya que "son negativas y no aportan ningún elemento enriquecedor a la calidad educativa", por lo que reclamado su total eliminación.

Así lo ha planteado el director general de Política Educativa de la Conselleria, Jaume Fullana, en la comisión técnica educativa convocada este martes por el Ministerio para tratar el proceso a seguir en las pruebas después de que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, anunciara en su investidura que las dejaría sin efecto académico este curso 2016-2017, según ha informado la Generalitat en un comunicado.

El representante autonómico ha subrayado que "tanto las 'reválidas' de Educación Primaria como de Secundaria (ESO) y Bachillerato son negativas y no aportan ningún elemento enriquecedor para mejorar la calidad educativa valenciana", algo que ha señalado que la Generalitat "lleva meses explicando".

De hecho, en la sesión ha recordado que el Consell interpuso hace unas semanas un recurso contra las pruebas de la evaluación final de la LOMCE "por razones tanto prácticas como pedagógicas".

En este sentido, Fullana ha hecho énfasis en que, para el Gobierno valenciano, "no es suficiente que se suspendan los efectos de las 'reválidas': hay que eliminarlas en sí y más a estas alturas, como el caso del alumnado de segundo de Bachillerato que aún no sabe cómo se piensan enfocar".

Ante esta situación, ha trasladado en la comisión la propuesta de la Generalitat de que "para minimizar los efectos negativos de la 'reválida' de Bachillerato, las materias examinables sean exclusivamente las de este curso" y la prueba "siga rigurosamente el modelo de la Prueba de Acceso a la Universidad (PAU)", la conocida como Selectividad.